Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El último misterio de los Médici

Los científicos exhuman a 49 miembros del clan para saber de qué murieron

Los restos de 49 miembros de la familia Médici, que durante tres siglos dominó Florencia y tuvo protagonismo en Europa, serán exhumados para conocer su vida y, sobre todo, determinar la causa de la muerte, que en muchos de ellos es un misterio. Las universidades estadounidenses de Long Island y Duluth financiarán con 400.000 euros esta investigación que será realizada por las universidades de Florencia y Pisa, ambas en Toscana, así como instituciones locales florentinas, cuya historia está marcada por esa poderosa familia. Los Médici, estadistas, guerreros, comerciantes y mecenas de artistas, gozan de un nombre propio en la Italia del Renacimiento y su dominio en Florencia se extendió hasta la muerte de Gian Gastone que, sin descendencia, dio paso a la dinastía austriaca de los Lorena. Tres siglos antes, en 1434, Cosme El Viejo inauguró una dinastía que dio nombres ilustres, como Lorenzo El Magnífico (1449-1492) y Cósimo I (1519-1574), así como dos que fueron Papas: Juan (1475- 1521), que gobernó la Iglesia con el nombre de León X, y Julio (1478-1534), que se convirtió en Clemente VII.

Ahora el Proyecto Médici tratará de arrojar luz sobre algunos elementos de duda para los historiadores y para ello se llevará a cabo la exhumación de 49 integrantes de la familia, que serán estudiados en un laboratorio por ocho especialistas de áreas como la paleontología, la medicina forense, la biología molecular y la historia. Las capillas de Florencia, donde están enterrados algunos de los miembros del clan, se abrirán el 23 de abril para levantar la losa de las tumbas de García y Giovanni, los hijos de Cósimo I y Eleonora de Toledo, muertos en la adolescencia por una presunta malaria. Esa enfermedad fue también la explicación oficial del fallecimiento en días consecutivos de Francisco I y su esposa Bianca en 1587, aunque el análisis permitirá saber si hay margen real para la sospecha de que se trató de un envenenamiento por arsénico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 2004