Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA | La investigación policial

La policía cree que los terroristas del 11-M están ligados a un imam que vive en Inglaterra

La última cinta amenazante fue grabada por los islamistas una semana antes de suicidarse

La policía está rastreando la conexión de los terroristas implicados en la matanza del 11-M con un líder islamista residente en Gran Bretaña. Este dirigente, encuadrado en la trama de Al Qaeda, no está aún plenamente identificado, aunque los investigadores creen que usa el nombre de Ben Salawi. Éstos saben que una de las últimas llamadas telefónicas de uno de los integrantes del grupo islamista que se suicidó el pasado día 3 en Leganés (Madrid) fue realizada a alguien residente en Inglaterra, lo que refuerza la sospecha de que los terroristas que actúan en España reciben apoyo desde ese país.

Las pesquisas para desarticular al grupo islamista que perpetró la cadena de atentados del pasado 11 de marzo en Madrid no sólo se centran en España, sino que se extienden ya a otros países, entre ellos a Gran Bretaña. Es probable que en breve sean cursadas órdenes internacionales de detención de más sospechosos.

Según fuentes de la investigación, el grupo terrorista asentado en Madrid podría recibir apoyo y directrices de un dirigente de Al Qaeda residente en Inglaterra. Uno de los hilos que sigue la policía es una llamada realizada a ese país por los terroristas mientras estaban cercados el pasado día 3 en el piso de la calle de Carmen Martín Gaite de Leganés (Madrid). Este hecho induce a sospechar a los encargados del caso que el destinatario de esa comunicación fuese un destacado dirigente, dado que los islamistas tenían decidido suicidarse antes que rendirse.

Según las fuentes informantes, la pista que actualmente están siguiendo se dirige hacia un hombre conocido como Ben Salawi, supuestamente un líder religioso, del que apenas se conocen más datos. Esta persona podría ser un imam muy radical, decidido partidario de la yihad, que habría tenido disidencias con otros dirigentes de talante más moderado.

En Gran Bretaña han sido detectadas personas relacionadas con el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), al que supuestamente pertenecen los implicados en el 11-M, según los medios informantes. Éstos recuerdan también que en Londres fue detenido, en octubre de 2002, el jefe musulmán Omar Mahmoud Abu Omar, Abu Kutada, de 43 años, que está acusado en ocho países de pertenecer presuntamente a la organización responsable de los atentados del 11-S en Nueva York y Washington.

El nombre de Abu Kutada figura en un sumario que instruye el juez Baltasar Garzón sobre el sirio Imad Eddin Barakat, Abu Dahdadh, al que el magistrado investiga como supuesto dirigente de una célula de Al Qaeda en España. En el sumario constan muchas conversaciones telefónicas entre ambos.

Un vídeo "bastante dañado"

La película de vídeo hallada por la policía entre los escombros de la vivienda de Leganés ocupada por algunos de los presuntos autores de la matanza del 11-M fue grabada el pasado 27 de marzo, una semana antes del suicidio colectivo de estos individuos, según fuentes policiales. Las pruebas realizadas sobre esta cinta han permitido rectificar lo dicho inicialmente respecto a que la grabación fue efectuada por los terroristas el mismo día 3 de abril, cuando ya estaban cercados por las fuerzas de seguridad.

La cinta de vídeo estaba "bastante dañada" por la explosión en la vivienda de la calle de Carmen Martín Gaite. Eso hizo que la policía creyera que las imágenes de tres individuos armados, uno de los cuales vierte graves amenazas contra España, habían sido tomadas el mismo sábado 3 de abril.

"El hombre que maneja la cámara hace con ella movimientos bruscos, como si estuviera nervioso. En algún momento se escucha un fuerte golpe. Todo esto hizo pensar que la grabación había sido hecha mientras los terroristas estaban sitiados por la policía", explican fuentes de la investigación. Pero la limpieza y reconstrucción del soporte magnético ha permitido ver que en la cinta figura el 27 de marzo, fecha en la que fueron tomadas las imágenes.

Los tres individuos que aparecen en las imágenes son Jamal Ahmidan, El Chino, Addennabi Kounja, Abdallah, y Serhane Ben Aldelmajid Farkhet, El Tunecino. Este último es el que lanza las proclamas y amenaza a España para que retire sus tropas de "la tierra de los musulmanes", haciendo referencia expresa a Irak y Afganistán. El terrorista, en nombre de las Brigadas Al Mufti y Ansar Al Qaeda, daba una semana de plazo para que el Gobierno cumpliera esa exigencia. Pero esta advertencia criminal no fue hecha pública por los terroristas islamistas ni hay constancia de que la hicieran llegar al Gobierno por otro conducto.

Exactamente una semana después, el 3 de abril, el diario Abc recibió un comunicado por fax en el que se indicaba: "Nosotros, el Batallón de la Muerte, anunciamos la anulación de la anterior tregua y damos de plazo al pueblo y al Gobierno de España hasta el mediodía del próximo domingo 14 de Safar de 1425 [correspondiente al 4 de abril pasado], para que se satisfagan nuestras reivindicaciones legítimas". El comunicado, firmado por Abu Dujana Al Afgani, Grupo Ansar, Al Qaeda en Europa, mereció la credibilidad del Ministerio del Interior.

Pero es incomprensible que en ese comunicado se hable de anulación de una supuesta "tregua", cuando apenas 24 horas antes había sido descubierta una bolsa con 12 kilos de dinamita y 136 metros de cable eléctrico en las vías del AVE a Sevilla cerca de Mocejón (Toledo). El atentado quedó frustrado cuando operarios de Renfe sorprendieron a los terroristas.

Por otra parte, siguen sin ser identificados tres de los siete fallecidos en Leganés, a la espera de las pruebas de ADN. Los identificados son El Tunecino, El Chino, Abdallah y Asri Riffat Anouar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de abril de 2004