Sólo un 9% de los convenios no discriminan a las mujeres

142 convenios colectivos de los 1.537 vigentes en Cataluña a principios de este mes de marzo incluyen cláusulas de no discriminación o de promoción de igualdad entre ambos sexos en las empresas. Estos 142 convenios -vinculan a un total de 404.816 trabajadores- representan el 9,2%.

Los contratos temporales femeninos en Cataluña se situaron en el 25,% en 2003, frente al 20,5% de los hombres. La precariedad laboral de las mujeres no es sólo fruto del tipo de contrato sino también de la segregación ocupacional, ya que el empleo femenino se agrupa básicamente en sectores como el comercio, la Administración, los servicipos y la alimentación. En Cataluña, la tasa de paro femenino dobla al desempleo masculino, según los datos de la última EPA del pasado mes de febrero.

En la celebración de ayer del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el titular del Departamento de Trabajo e Industria de la Generalitat, Josep Maria Rañé, abogó para que empresas y sindicatos incorporen a más mujeres en las mesas de negociación colectiva, donde el porcentaje de representación está entre el 30% y el 50%.

Por otra parte, el consejero destacó que el 53% de las empresas catalanas recogen en convenio cláusulas pactadas sobre acoso sexual, que representan el 12,69% del total de convenios colectivos y vinculan a 1.100.184 trabajadores.El Departamento de Trabajo e Industria anunció ayer una serie de medidas tendentes a mejorar la situación laboral de las mujeres. El departamento asesorará a las empresas sobre fórmulas de flexibilización organizativa y prácticas de gestión que tengan en cuenta la conciliación de la vida familiar y la laboral, y además tiene intención de hacer público el reconocimiento, a través de premios o distintivos, de las empresas que hayan desarrollado buenas prácticas de igualdad entre sexos.

También se compromete a publicar un boletín específico semestral sobre la situación de la mujer en el trabajo y su comparativa con los datos estatales y de la UE, y a integrar todas las estadísticas para controlar en todo momento la situación de las mujeres en el trabajo. El anterior Gobierno de la Generalitat "incumplió un mandato del Parlament de Catalunya que obligaba la inclusión de estadísticas sobre género en el mundo del trabajo, por lo que se hace necesario ahondar en este estudio", dijo Rañé.

Los datos de Trabajo permiten constatar que la mayor representación femenina en el mundo laboral se concentra en los niveles profesionales más altos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En el ámbito de la empresa privada, las mujeres son el 40% de los miembros de los comités de empresa (técnicos y administrativos). En el de personal laboral de la Administración pública, las mujeres representan el 39% de los delegados de personal y el 49% de los miembros de los comités de empresa (técnicos y administrativos), y 37 de cada 100 miembros de las juntas de personal de los funcionarios públicos son mujeres.

La participación de la mujer en las mesas de negociación de los convenios colectivos sectoriales de Cataluña es muy inferior a la de los hombres, tanto por lo que se refiere a la representación sindical (31,2% de mujeres y 68,7% de hombres) como a la empresarial (18,8% de mujeres y 81,1% de hombres).

El número de mujeres afiliadas a la Seguridad Social en Cataluña, a finales de diciembre de 2003, era de 1.252.377, casi 87.000 más que el año 2001 (1.165.606), siendo el sector de los servicios (889.816 mujeres, el 55,53% en 2003) el que contrata más trabajadoras.

La mujer percibe un salario de entre un 20% y un 30% inferior al del hombre con el mismo puesto de trabajo.

En Cataluña, el nivel de empleo femenino es mejor que en el resto de España. Así, el 43% de las mujeres catalanas de entre 16 y 64 años trabaja, frente al 37% de las españolas. En los últimos 20 años, la incorporación de la mujer al trabajo en Cataluña se ha efectuado más rápido que en el resto de España.

El porcentaje de mujeres sobre el total de afiliados en Cataluña ha aumentado ligeramente y ha pasado del 40,7% en el año 2001 al 41,8% en 2003. El sector de los servicios fue el que registró una mayor contratación de mujeres, ya que 56 de cada 100 contratados en el sector fueron mujeres.

Rañé recordó que la UE se ha fijado como objetivo que en 2010 un 60% de las mujeres de entre 16 y 65 años trabajen, "lo que significa que aún queda mucho por hacer", añadió.

Industria y Trabajo prometió ayer que intensificará la Inspección de Trabajo en materia de género. "Las empresas serán inspeccionadas con la finalidad de detectar conductas contrarias a la igualdad de oportunidades", dijo Rañé. El consejero explicó que una de las actuaciones para fomentar esta igualdad es la instauración de códigos de "conducta éticos para optimizar la iguadad en el trabajo y el reparto de responsabilidades familiares".

En la misma línea, de Departamento de Trabajo promete encargarse de asesorar a las empresas sobre fórmulas de flexibilización organizativa y prácticas que favorezcan la conciliación de la vida laboral y personal de los trabajadores. El objetivo de estas actuaciones es que las empresas incorporen a las mujeres en sectores y profesiones "donde hoy están subrepresentadas".

Además, incorporará la dimensión de género en "todas las políticas que lleva a cabo, como la formación ocupacional o la autoocupación". Y, asimismo, el departamento publicará periódicamente un boletín semestral sobre la situación de la mujer en el mundo del trabajo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS