Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:SANIDAD A DEBATE | ELECCIONES 2004 | Andalucía

Un derecho universal con fallos gratuitos

Usuarios y profesionales se quejan más del modelo organizativo que de los recursos

El sistema sanitario se planifica en despachos y se defiende en hemiciclos, pero quienes bregan con él a diario son los profesionales y los pacientes. En este debate participaron José Manuel Cabrera, médico de un centro de salud sevillano y vocal de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria; Mari Ángeles Fernández, matrona del hospital materno-infantil del Virgen del Rocío y vocal de la Asociación de Matronas de Andalucía; Manuel Ataide, secretario general de la Federación de Organizaciones de Mayores de Andalucía; y David Solís, de la Unión de Consumidores de Andalucía.

Pregunta. ¿Está masificada la Atención Primaria y lejos de los 10 minutos por paciente?

José Manuel Cabrera. Es un eslógan que no hay que tomar al pie de la letra, pero hace referencia a la necesidad de más tiempo para el paciente. A medida que los centros dan más servicios hay más demanda. El servicio público tiene el reto de ajustar la demanda a la oferta de servicios. En muchas zonas es necesario aumentar el número de médicos pero también hay que gestionar bien y sacar los temas burocráticos de las consultas.

"El médico de Atención Primaria es el que puede prevenir y no está ocurriendo"

Manuel Ataide. El sistema de recetas obliga a presentarse ante el médico y de camino le consultas. En las personas mayores, al no haber especialistas, el de familia tiene que dar respuesta y está derivando continuamente al especialista. En los mayores hay un añadido psicológico, necesitan que alguien les escuche. Es una labor terapéutica del médico de familia, que no se le reconoce. Se conseguirían consultas más dinámicas con otro sistema de recetas. Algunos mayores tienen el prurito de coger el número 1.

David Solís. Cuando alguien va al médico se cree que su enfermedad es importante. El médico necesita tener un tiempo tranquilo para incidir sobre el usuario y ser informado. A veces no se ve con ese tiempo para atender.

J. M. C. La cuestión del tiempo es fundamental, a veces permite detectar un problema detrás. De cada 10 consultas en especialidades sólo 6 van de un centro de salud, los otros derivan del propio hospital.

M. A. Me preocupa la inestabilidad de médicos en Atención Primaria, hace que no haya un reparto equitativo en las consultas.

D. S. El médico de familia es el referente más cercano. Se te olvida el nombre del especialista, pero no el de familia.

M. A. Hay una relación de confianza. Uno va al médico a contarle sus problemas, ya no te fías cuando te cambian. A veces ocurre que la gente procura traslados de centro para seguir con el mismo profesional. El médico de Atención Primaria es el que puede prevenir y no está ocurriendo. Posiblemente reduciría el gasto farmacéutico y no harían falta tantos especialistas.

P. ¿Se va a urgencias cuando no se resuelven problemas en atención primaria?

Mari Ángeles Fernández. Es por la rapidez de pruebas diagnósticas. Yo creo que en Atención Primaria se está mejorando muchísimo.

J. M. C. Cuando una persona entra en el sitio que le corresponde una vez diagnosticado todo va bien, tarde más o menos. Pero hay otro bloque en antiguos ambulatorios donde los enfermos se pierden. Hay que intentar minimizar el paso entre el centro de salud y el hospital. Se produce un secuestro sistemático de enfermos en especialidades. Tiene poco sentido que algunas cosas vuelven a revisión.

M. A. Hace dos años sufrí un infarto y en vez de ingresar en Cardiología me internaron en Medicina Interna. Después de 18 días en el hospital me dieron el alta sin hacerme pruebas. A los dos meses me dio una angina de pecho. Al no estar en una unidad adecuada me vieron especialistas inadecuados. Creo que fallan temas de organización. La masificación y las listas de espera se deben a que atendemos cosas que no se debe como los enfermos crónicos.

J. M. C. Hay un desequilibrio entre el sistema sanitario y los servicios sociales. A veces el sanitario asume lo social.

M. A. O al revés. Los servicios sociales atienden a los enfermos de Alzheimer. Por eso pedimos una atención sociosanitaria. Si un mayor se rompe una cadera nos gastamos 6.000 euros en una prótesis, luego le dan el alta y lo mandan a rehabilitación aunque viva en un segundo piso y esté en una silla de ruedas. Como no puede ir al final resulta que hemos invalidado a una persona después de gastarnos un dineral.

M. A. F. En algunos centros hay médicos y enfermeras que van a los domicilios.

P. ¿Los problemas se generan en la gestión, no por falta de dinero?

M. A. Es más caro lo que estamos haciendo que lo que podemos hacer.

D. S. A veces se separan asuntos como temas estancos. Sería interesante un dispositivo que asumiera la información. La Administración crea cosas muchas veces que el usuario no percibe.

M. A. En los centros de salud y en los ayuntamientos hay trabajadores sociales que no tienen relación con los de los ayuntamientos. Se tiran por la borda un montón de recursos por falta de coordinación. Hay un conflicto de derechos. Lo social no es universal ni gratuito ni un derecho, pero lo sanitario sí.

J. M. C. Cada vez se encuentran más problemas sociales en los centros de salud. Los sistemas sociales no funcionan en red y están desarrollados con un enfoque diferente, de servicios concertados.

P. ¿Ha mejorado la atención hospitalaria?

M. A. F. En mi área antes se prohibía la entrada a los familiares y ahora pueden acompañar en el parto. En algunos sitios las plantillas no están dimensionadas, durante años Enfermería ha tenido especialidades abolidas.

J. M. C. Creo que es de las especialidades que mejor funciona. Somos la única comunidad donde se controla el embarazo en atención primaria y especialidades a la vez. El hospital ha ganado mucho en desarrollo tecnológico pero ha variado poco en organización interna. Debe formar un núcleo fuerte en medicina general y cambiar la atención a los mayores.

D. S. Por mi experiencia personal en Oncología sé que el profesional es estupendo pero había una laguna y es la comunicación. Al profesional le cuesta dejar de hablar con tecnicismos. El paciente pregunta mucha y eso puede exasperar al médico.

M. A. F. Tenemos que mejorar la comunicación entre todos y suprimir escalones para que los usuarios no encuentren tropezones para ir a sitios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2004