Elecciones 2004

Zapatero promete subir las pensiones más bajas un 26% en cuatro años

En España, dos de cada cinco pensionistas viven con menos de las antiguas 60.000 pesetas al mes, y esa es la situación que el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quiere cambiar si gana las elecciones. Así se lo dijo ayer a cientos de pensionistas, a los que habló en pesetas, llegados de muchos rincones de España para escuchar las propuestas específicas para ellos que Zapatero desgranó en un teatro de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz.

Las pensiones mínimas por jubilación, viudedad y del SOVI (Seguro Obligatorio de Viudedad) las perciben algo más de tres millones de pensionistas dentro de los más de siete millones de personas que España superan los 65 años. Esas pensiones mínimas son las que Zapatero quiere subir con una inyección de 4.000 millones de euros, a lo largo de los cuatro años de la legislatura, pero con especial énfasis en las más bajas, que subirán un 26% nominal en la próxima legislatura "para que sus perceptores ganen en dignidad y capacidad adquisitiva".

"El PP tiene dos varas de medir y no dimiten, así que hay que dimitirlos a todos el 14 de marzo"
El líder del PSOE destinará 4.000 millones de euros para las situaciones más precarias
"El Pacto de Toledo no marca el techo de las pensiones, sino el suelo del que se puede partir"

Más información

El Pacto de Toledo

Zapatero, "en voz baja", aludió a las palabras del día anterior el presidente del Gobierno, José María Aznar, respecto a que "si cambia el Gobierno hay un riegos para las pensiones". Zapatero replicó que los ciudadanos quieren "un Gobierno que diga la verdad". Y después aseguró que las pensiones están garantizadas para todos, incluso para los que no cotizaron, porque así lo quiso"el Gobierno que presidió Felipe González". El Pacto de Toledo, foro donde todas las fuerzas políticas acuerdan la política de pensiones, fue aludida ayer por Zapatero para reafirmar su vigencia y para recordar que también se firmó con el ánimo de que las pensiones no fueran objeto de batalla electoral. Ahora bien, se sintió con derecho a hacer propuestas más ambiciosas que las que figuran en ese acuerdo de partidos porque "el Pacto de Toledo no es un techo sino el suelo mínimo".

El líder socialista, además, ofreció a los pensionistas -en buena parte movilizados ayer por la Federación de Pensionistas de UGT cuyo secretario general, José Antonio Alonso, cargó fuertemente contra el PP- reducir los impuestos a los jubilados elevando el mínimo exento en el IRPF.

La responsable de Políticas Sociales del PSOE, Consuelo Rumí, estuvo especialmente orgullosa de que en el programa figure su propuesta más perseguida: un sistema nacional de asistencia a personas dependientes. Rumí criticó al ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Eduardo Zaplana, que ha culminado "la práctica de debilitamiento del PP durante ocho años de las políticas sociales".

Pero el líder del PSOE quiso ayer hablar a los pensionistas y a las personas mayores que le escuchaban de otros "debilitamientos" que, a su juicio, se están produciendo en España. "Primero es la democracia y la libertad y luego son los avances y las conquistas sociales". Zapatero está especialmente preocupado por "el estado de la democracia". Y se preguntó hasta qué punto "la derecha ha copado el poder e intenta abusar en todos los ámbitos sociales, con absoluta impunidad".

Algunos ejemplos acompañaron a sus sombrías reflexiones sobre lo que está ocurriendo en España. La ministra de Administraciones Públicas, Julia García Valdecasas, por sus declaraciones sobre ETA y los socialistas, o el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, que acusó al presidente catalán, Pasqual Maragall, de ser aficionado al vino, deberían dimitir pero no lo hacen porque "el PP tiene dos varas de medir". "Tampoco dimitieron con la mentira más gorda de la historia, como lo fueron las armas de destrucción masiva en Irak, por lo que hay que dimitirles a todos el 14 de marzo".

Por la noche, en Logroño, el líder del PSOE envió un abrazo a las gentes del cine "perseguidas por su no a la guerra", informa Eloy Madorrán. Zapatero auguró para el PP que "se empieza perdiendo los papeles y se acaba perdiendo las elecciones".

El líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ayer por la mañana en Torrejón de Ardoz (Madrid).
El líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ayer por la mañana en Torrejón de Ardoz (Madrid).ULY MARTÍN

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de febrero de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50