Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A los andaluces les preocupa más quedarse inválidos que parados

Una encuesta de Gallup analiza los problemas que más miedo suscitan

A lo que más temen los andaluces es caer enfermos y terminar por ser dependientes de otra persona. Ésta es una de las conclusiones que se extraen de la encuesta que la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa) ha encargado a Gallup. Ni el paro ni la inseguridad ciudadana aparecen entre los cuatro problemas que más miedo suscitan entre los ciudadanos.

"Lo que le quita el sueño" a los andaluces, y a los españoles en general, es sufrir una invalidez que les obligue a depender de otra persona para "solucionar las necesidades cotidianas". Miguel Ángel Vázquez, el director de comunicación de Unespa, expuso ayer en Sevilla los resultados de una encuesta encargada a Gallup -2.125 entrevista en toda España, de las que 404 se realizaron en Andalucía- para saber a qué le tienen miedo las personas.

Después del temor a la invalidez, los andaluces temen, por este orden, a una enfermedad grave, a un incendio en el hogar, a un accidente de tráfico, a un robo en el domicilio y a no tener dinero en la jubilación.

Curiosamente, tanto el paro como la inseguridad ciudadana no aparecen entre los problemas más inquietantes. Vázquez explica que los resultados obtenidos varían bastante de las encuestas clásicas que realiza el Centro de Estudios Sociológicos porque no se preguntó por los problemas de la sociedad, sino por los miedos de cada persona.

A los encuestados se les pidió que valoraran del 0 al 10 una lista con una decena de riesgos. En nueve de los problemás enumerados, los andaluces presentan mayores índices de preocupación que el resto de españoles. Según Vázquez, esto se debe a que "la mayoría de las personas confían" en su capacidad económica para resolver los problemas y a que "en Andalucía hay más miedo porque hay menos renta per cápita que en el resto de España".

En líneas generales, las mujeres andaluzas y españolas se muestran más preocupadas que los hombres. En el caso de los accidentes de tráfico, presentan un punto más de preocupación. Según Vázquez, esto explicaría por qué las mujeres tienen tasas más bajas de siniestralidad; "ellas van menos confiadas al volante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2004