Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Campofrío cambia de socio americano

Smithfield Foods, lider mundial del porcino desembarca en el grupo burgalés con la compra del 15,2%

Smithfield Foods, líder mundial en el sector de porcino, acaba de desembarcar en el Grupo Campofrío con la compra del 15,2% del accionariado, hasta ahora en manos de Hormel Foods, otra multinacional americana. Con esta operación, el grupo burgalés no sólo cambia de socio americano, sino que mete en su consejo a un miembro de la competencia.

Smithfield Foods llega a Campofrío tres años después de que la cárnica comprase O. Mayer y Navidul para cerrar el paso a una multinacional

Para la empresa española, se trata de un proceso que se ha hecho con su conocimiento y con total acuerdo por considerar que puede ser positivo para el grupo. En medios del sector se ve, sin embargo, con cierto recelo tener en casa a otra firma cárnica que se halla presente en algunos casos en los mismos mercados y similares objetivos de expansión.

En el desarrollo del Grupo Campofrío ha existido siempre la sombra de una multinacional norteamericana desde la compra y la posterior recompra por parte de Pedro Ballvé de la participación de Beatrice Foods. En 1997 entró en el grupo burgalés la multinacional alimentaria Hormel, con una participación del 21,14%. Sin embargo, ese peso en el seno del grupo cárnico se redujo a solamente el 15,2% en mayo de 2002, cuando la multinacional norteamericana decidió no acudir a la ampliación de capital abierta por un volumen de 100 millones de euros para asumir el coste de las compras de Oscar Mayer y Navidul. Esa decisión de no invertir más recursos y de no apostar por el grupo cárnico español se ha confirmado con la venta de su paquete a la primera multinacional en el sector del porcino, cuyos responsables valoraban además haber adquirido las acciones con un descuento próximo al 14,83% sobre el precio de cierre del valor en la sesión anterior.

Socio diferente

Aunque se trata de dos grandes multinacionales, la realidad es que se trata de empresas diferentes. Hormel Food Corporation es una multinacional nacida hace poco más de un siglo, que en la actualidad estaba fuertemente especializada en el desarrollo de nuevos platos, de nuevas comidas y productos con una serie de 37 años consecutivos de incremento anual de dividendos. En el caso de Campofrío, la estrategia en años pasados con platos elaborados o de alta cocina no tuvo el resultado esperado por sus promotores y se eliminaron varias líneas en esa dirección.

El cambio de socio americano es, sin embargo, más que un cambio de nombre. De una multinacional especializada en la elaboración de platos preparados se ha pasado a tener en el consejo de administración a un representante de la primera multinacional del mundo en el procesado de porcino, con unos 20 millones de animales, así como en la producción de cerdos. Desde 1981 mantiene una fuerte línea de expansión geográfica por todo el mundo, así como con una diversificación de actividades, con más de una veintena de compras, para formar un grupo con unas ventas totales de unos 8.000 millones de dólares. De esa cifra, 1.300 millones corresponden a ventas en el exterior.

En su estrategia de crecimiento, el grupo norteamericano se halla presente directamente en Canadá, Francia, Polonia y el Reino Unido, y a través de joint ventures, en México,China o Brasil, dando empleo a unas 40.000 personas. En su estrategia de expansión, Smithfield y Campofrío repiten presencia en Francia, Polonia y Rusia en actividades que, según los nuevos socios, no se hacen competencia.

En principio, los nuevos socios coinciden con la empresa burgalesa en la posibilidad de sumar sinergias en los mismos mercados y en buscar conjuntamente nuevas oportunidades de negocio en Europa, donde se ha centrado Campofrío tras algunos de los fracasos cosechados en terceros países.

La llegada de Smithfield se produce, sin embargo, tres años después que Campofrío se endeudara con la compra de Navidul y O. Mayer para cerrar el paso en España a la competencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de febrero de 2004