Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fotografía como herramienta del artista

La antológica de Hütte y la colección de Telefónica muestran otras formas de atrapar el mundo

La Colección de Fotografía Contemporánea de Telefónica contiene piezas del alemán Axel Hütte (Essen, 1951), que ayer presentó casi un centenar de obras en el palacio de Velázquez, del Retiro madrileño, dentro de la programación del Museo Nacional Reina Sofía. En la presentación de la colección de Telefónica, María de Corral, comisaria de la exposición -y que representó al equipo de expertos que ha comprado las piezas (junto a ella, Irma Sylvia Arestizábal, José Luis Brea, Eugenio Carmona y Simón Marchán Fiz)-, habló de la radical ruptura que se produjo en el mundo de la fotografía en los años sesenta. Fue entonces cuando empezó a utilizarse ya no tanto para atrapar la realidad, sino como una herramienta, como un medio o como un soporte documental e informativo para dar cuenta de las acciones, de las ideas, de las obsesiones o de los conceptos en los que trabajaban diferentes artistas.

Telefónica ha comprado piezas de estos artistas, y entre ellos figura Axel Hütte, que ayer presentó en Madrid (hasta el 10 de mayo) la antológica Terra incognita, comisariada por Rosa Olivares, que en junio se montará en la Fundación César Manrique, de Lanzarote. "Me interesa tirar fotos únicas para hacer después variaciones y sacar un sentimiento de misterio en los paisajes y en las ciudades", declaró el artista ante sus retratos, paisajes y arquitecturas.

En la muestra de Telefónica (Fuencarral, 3), Hütte está representado con una foto de la Neue Nationalgalerie, de Berlín, y comparte con otros artistas-fotógrafos una de las líneas fundamentales que alimentan la colección. Es la que se inspira en el trabajo de Bernd and Hilla Becher, que documentaron la arqueología industrial y propusieron otra forma de relacionarse con la arquitectura. En este registro trabajan Candida Höfer, Andreas Gursky, Günther Förg, Hannah Collins, Per Barclay, Thomas Struth, Sabine Hornig o Thomas Ruff. La otra gran línea es la inspirada en John Baldessari, el americano que fragmentó sus imágenes y les hizo contar historias, siempre irónicas e incisivas. En esa dirección, más crítica con el entorno inmediato, trabajan artistas como Philip-Lorca diCorcia, Hatoum, Männikkö, Cindy Sherman (con su serie de autorretratos), Sam Taylor-Wood, Coplans o Prince, entre otros. Pero en la colección (que agrupa en total obras de 31 artistas) hay paisajes tratados conceptualmente (Orozco, Eliasson, Bleda y Rosa) o propuestas muy diferentes de, entre otros, Abramovic, Almeida, Alys, Lawyer, Levine, Neshat, Vik Muniz y Andrés Serrano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de febrero de 2004