Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La colección Rothschild sale del Louvre para enseñar una historia del grabado

La Fundación March expone por primera vez 84 obras maestras de los siglos XV a XVIII

El Museo del Louvre, de París, ha permitido por primera vez la salida de un conjunto de obras de la colección Edmond de Rothschild que tiene como donación desde 1935. El legado de 40.000 grabados, 500 libros ilustrados y 3.870 dibujos desde el siglo XV al XVIII se mantiene en sus fondos a pesar de las peticiones de los grandes museos. La Fundación Juan March, de Madrid (www.march.es, Castelló, 77), ha logrado exponer 84 grabados y dibujos de "maestros de la invención" que forman una historia de las artes visuales y las técnicas utilizadas.

La sala de las diez obras de Rembrandt es "un regalo", según Pascal Torres

El director de la Fundación Juan March, Javier Gomá, presentó ayer como una exposición "única y excepcional" el montaje de 84 obras sobre papel de artistas como Rembrandt, Durero, Rafael, Guercino, Mantegna, Van Dyck, Castiglione y David que forman el montaje de Maestros de la invención de la colección E. de Rothschild del Museo del Louvre. La muestra se inaugura esta tarde (19.30) con una conferencia de Pascal Torres, conservador de la colección Rothschild y de la Calcografía del Museo del Louvre, que ha seleccionado las piezas como comisario.

La colección Rothschild ha roto el esquema de la programación de exposiciones de la Fundación Juan March, dedicada al arte moderno y contemporáneo, para presentar una historia del grabado desde sus comienzos hasta finales del siglo XVIII a través de obras representativas de cada momento histórico y sus artistas. Gomá señaló que el coleccionista tenía "un gusto y conocimiento incomparables", al unir los medios económicos al estudio de las artes visuales. "La colección de un amante del arte y de un conocedor reúne la belleza de las obras y su evolución técnica, por eso son maestros de la invención".

Afirmó que es una oportunidad única conocer unas obras que salen por primera vez del Louvre y que sólo en casos aislados se han prestado algunas láminas desde su entrega al museo en 1935. Es el caso de obras de Leonardo da Vinci que han estado en recientes exposiciones y que ahora tienen que dormir durante tres años. En la "rivalidad entre instituciones" ha ganado la March al presentar el proyecto científico de Pascal Torres y organizar esta exposición, que tras su estancia en Madrid (hasta el 30 de mayo) se mostrará en el Museo del Louvre, con un catálogo en francés editado en España, junto a otras ediciones en español e inglés. Para el director de exposiciones, José Capa, "la complicidad" de Pascal Torres y el proyecto "riguroso que refleja el espíritu del coleccionista" ha permitido interpretar con una lectura actual las condiciones de su donación al Louvre.

Pascal Torres, de origen español, declaró que ha montado una exposición pedagógica para enseñar "obras soberbias pocas veces contempladas por el público", la evolución de la imagen del arte múltiple del grabado y las técnicas de reproducción, desde la talla dulce de Maso Finiguerra en el siglo XV a los aguafuertes de finales del siglo XVIII con la imagen de los derechos del hombre y del ciudadano promulgados por la Revolución Francesa. El montaje se abre con siete incunables para seguir por el Renacimiento europeo, con piezas de Mantegna, Pisanello, Rafael, Altdofer y Durero; la Europa barroca, con Van Dyck, Ruysdael, Brueghel, Guercino, Callot, Castiglione y un conjunto de 10 obras de Rembrandt; el arte cortesano francés del siglo XVIII, con Saint-Aubin, Launay, Janinet y Debucourt, y la Revolución Francesa, que entra en la época moderna. Pascal Torres destacó los dibujos de Durero, "el regalo" de la sala de Rembrandt con obras de "meditación mística" y el dibujo a pluma de David de María Antonieta camino del patíbulo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de febrero de 2004