Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Universidad

La Biblioteca de la UPV suspende la suscripción de 496 revistas científicas

La escasez presupuestaria provoca un recorte que afecta a Ciencias, Medicina y Química

Los científicos de la Universidad del País Vasco (UPV) cuentan desde el año pasado con menos publicaciones de información y consulta. La precariedad que viven las arcas académicas por los efectos de la prórroga presupuestaria ha acarreado un notable recorte en las suscripciones de revistas científicas, herramienta relevante en el trabajo de los investigadores. La escasez de recursos obligó a la Biblioteca de la UPV, cuyo presupuesto (4,5 millones de euros) permanece congelado desde hace varios años, a suspender la suscripción de 496 revistas.

Las áreas afectadas son Ciencias, Medicina, Química y Farmacia. De las 508 publicaciones suscritas en la primera de ellas, se ha recortado cerca de un 50%. En Medicina, el porcentaje ronda el 40% (129 de 299), en Química el 45% (76 de 162) y en Farmacia el 25% (53 de 252). A ello hay que sumar anulaciones anteriores en los campos de Ingeniería e Informática, lo que muestra que las limitaciones presupuestarias son viejas compañeras de la Biblioteca universitaria.

El panorama, no obstante, se ha agravado por el notable aumento en el precio de las revistas relacionadas con las Ciencias y la Tecnología en los últimos años, con encarecimientos en algunos casos del 300%. Ésta es la principal razón que ha motivado tan drástica decisión, según explica la directora de la Biblioteca de la UPV, Carmen Guerra. "La situación de oligopolio en las editoriales de publicaciones científicas en los campos de Ciencia y Tecnología es cada vez mayor, con lo que la competencia disminuye y los precios suben. Si a eso sumamos el incremento de precios que ha supuesto la edición en Internet y nuestra falta de medios, nos encontramos con una situación preocupante", describe.

Pese a la severidad de la medida, el proceso de baja de suscripciones no ha sido, según se informa desde el Rectorado, en ningún caso arbitrario y ha seguido criterios de racionalidad. Las revistas desechadas se han elegido tras realizar un concienzudo estudio bibliométrico. "Hemos llevado a cabo un informe estadístico muy detallado para comprobar su utilización", afirman las mismas fuentes. Así, se ha analizado la producción científica publicada por investigadores de la UPV en los últimos cuatro años y se han registrado las publicaciones citadas en los textos para comprobar su grado de uso. Las que tienen menos referencias, o ninguna, han sido las descartadas.

Sin embargo, aún con estas precauciones y anulaciones selectivas, las carencias que padece la biblioteca acarrean un empobrecimiento en los fondos del servicio y una progresiva reducción en la base de conocimientos a disposición de los investigadores. La realidad es que, además de disminuir el número de suscripciones, no se han realizado nuevas adquisiciones desde hace cuatro años. "Aparecen en el mercado revistas que recogen nuevas líneas de investigación y los profesores no están al tanto de ellas porque la universidad no puede suscribirse", alerta Guerra.

Estas limitaciones podrían paliarse si, tal y como han adelantado fuentes académicas, se incluye en el futuro segundo Plan Universitario una partida específica destinada a fondos bibliográficos. De ser así, ésta sería la primera vez que un contrato-programa, forma de financiación de la universidad pública por cumplimiento de objetivos, recoge esta necesidad. Ninguno de los seis firmados hasta ahora entre el Gobierno vasco y la UPV ha destinado cantidad alguna para este fin. "En el primer Plan Universitario se intentó introducir una acción para aumentar los medios de adquisición bibliográfica, pero se desechó", añade Guerra.

En palabras de un miembro del anterior equipo rectoral, el refuerzo del presupuesto de la biblioteca siempre ha estado relegado a un papel secundario en la distribución de los ingresos de la UPV, en la que la contratación de profesorado y las infraestructuras ocupan los primeros puestos en la lista de prioridades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de enero de 2004