Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA PRECAMPAÑA ELECTORAL SOCIALISTA

El 'Gabinete' de Zapatero

Los 10 elegidos por el secretario general para diseñar su modelo de Gobierno tienen amplia experiencia en la gestión

Las 10 personas elegidas por el líder socialista, seis hombres y cuatro mujeres, tienen como denominador común una amplia experiencia en la gestión de los intereses públicos, excepto Miguel Sebastián, el único procedente del ámbito privado. Cuatro de esos notables se han destacado en la gestión autonómica (dos presidentes de comunidad, José Bono y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y dos consejeras andaluzas, Magdalena Álvarez y Carmen Calvo) y dos en el ámbito europeo (Pedro Solbes y Miguel Ángel Moratinos). Solbes también tiene experiencia en el Gobierno de España (fue ministro de Economía), así como Carmen Alborch, ex titular de Cultura. Además, las dos incorporaciones del mundo académico (Gregorio Peces-Barba y María Jesús San Segundo) proceden del rectorado de la Universidad Carlos III (Madrid).

José Bono
Hacia el caladero del centro-derecha

José Bono es el único presidente autonómico elegido en cinco ocasiones por mayoría absoluta. Esa capacidad de sintonizar con el electorado y sus aspiraciones en relación con la política nacional -pugnó en 2000 con Rodríguez Zapatero por la secretaría general del PSOE, y fue derrotado por un estrecho margen de votos- le han convertido en uno de los dirigentes socialistas con más proyección pública. Incluso tras su última reelección ha realizado pronunciamientos políticos con las que marcaba una posición propia, y a veces diferenciada de la mantenida por Zapatero y su entorno.

Tras las elecciones municipales, en las que el PSOE ganó al PP en votos pero no dio un vuelco al mapa del poder territorial, Bono defendió de forma muy ostensible que los socialistas deben echar sus redes "en los caladeros de votos del centro-derecha". Una recomendación que apunta a su rentable estrategia para obtener la confianza del electorado.

Magdalena Álvarez
Experta tributaria y en financiación

Nacida en San Fernando (Cádiz), pero malagueña de adopción, Magdalena Álvarez, 50 años, ha sido consejera de Economía y Hacienda con Manuel Chaves desde 1994. En los últimos ocho años ha llevado las riendas de la pugna de la Junta de Andalucía con el Gobierno central por la financiación autonómica, un asunto que conoce al dedillo (suya fue la idea de la cesta de impuestos que luego se atribuyó el PP) y que le ha llevado a duros enfrentamientos con varios ministros. El más celebre fue con el actual líder del PP, Mariano Rajoy, en una comisión mixta Junta-Gobierno celebrada en enero de 1997 y que acabó como el rosario de la aurora.

Afiliada al PSOE desde 1997, Álvarez es inspectora de finanzas del Estado y experta en temas tributarios. Intentó impulsar la fusión de las seis cajas andaluzas, un proyecto que no prosperó. Trabajadora, exigente y con un carácter fuerte, se ha forjado como una oradora ágil y contundente en el Parlamento andaluz.

J. C. Rodríguez Ibarra
Defensor de la cohesión territorial

Juan Carlos Rodríguez Ibarra es uno de los pocos dirigentes socialistas que representan la continuidad con el PSOE que contribuyó a la transición a la democracia y protagonizó el éxito electoral de 1982. Elegido en seis elecciones presidente de Extremadura, es el otro líder autonómico socialista, junto a Bono, imbatido en las urnas desde 1983 y, por tanto, uno de los baluartes electorales del PSOE. Tras haber sido durante muchos años un relevante guerrista, sin que eso le impidiera mantener una relación de gran confianza con Felipe González, ha apoyado sin reservas a Rodríguez Zapatero como secretario general de los socialistas. Hasta el punto de que éste le incluyó hace ya tiempo entre las personas a las que solicitaba opinión sobre asuntos importantes.

Rodríguez Ibarra, que está en la posición antagónica a lo que representa el nacionalismo, es un permanente defensor de la cohesión social y territorial en la España de las autonomías.

Carmen Alborch
Referente feminista

Conserva el prestigio alcanzado como última y flamante ministra de Cultura de los gobiernos de Felipe González. Elegida diputada por Valencia en las listas del PSOE durante dos legislaturas, Carmen Alborch no se afilió al partido hasta 2003. Su independencia ha estado siempre asociada a la izquierda y al feminismo, en el mismo sentido que se ha proyectado como ensayista a través de dos libros de éxito: Solas y Malas. Catedrática de Derecho Mercantil, fue decana en la Universitat de València y entró en política de la mano de Ciprià Ciscar, quien le encargó la puesta en marcha del IVAM, del que fue su primera directora. Tras su paso por el ministerio de Cultura, Carmen Alborch ha sido considerada como la gran esperanza del socialismo valenciano, pero las luchas internas en el PSPV provocaron su alejamiento de la primera línea de la política valenciana. Ahora no ha podido negarse ni al ofrecimiento de Joan Ignasi Pla ni al de Rodríguez Zapatero.

Pedro Solbes
Guardián del Plan de Estabilidad

Pedro Solbes fue el último ministro de Economía de la etapa socialista. Cuando llegaron sus rivales, del PP, ni descalificaron su gestión ni la objetaron con graves reproches. Quizá por eso, y por su integridad como responsable político, el Gobierno de Aznar aceptó con agrado tres años después la propuesta socialista de designarle para comisario de la Unión Europea. Como responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Solbes se ha granjeado el elogio a su sentido del deber y a su coraje tras denunciar la "ruptura institucional importante" que constituye la negativa del Consejo de ministros de Economía a sancionar a Francia y Alemania por sus excesivos déficits, que incumplen el Plan de Estabilidad.

Solbes inició su trayectoria con el PSOE como secretario general de Economía y Hacienda, con Miguel Boyer, y fue secretario de Estado para las Comunidades Europeas y ministro de Agricultura antes de dirigir el Ministerio de Economía.

Miguel Sebastián
Economista independiente

Miguel Sebastián siempre ha querido estar en la retaguardia. Pero esto parece estar reñido con su capacidad biensana de generar polémica por culpa de las valientes opiniones que lanzaba desde la dirección del Servicio de Estudios del BBVA y que no gustaban nada al Gobierno del PP. Es lo que pasó cuando criticó las previsiones económicas y, sobre todo, cuando apoyó el tipo único del IRPF que propuso el responsable económico socialista Jordi Sevilla. Rato le acusó de ser el muñidor del pensamiento económico del PSOE y no tardó en dejar la entidad financiera.

Así que por culpa de Rato, del presidente del banco y de Zapatero, que le ha encargado el programa económico, este madrileño de 46 años, doctor por Minnesota y profesor de la Complutense, su nombre está ya al cabo de la calle. Quizá muy a su pesar. No tiene carné, pero ahora le va a ser muy difícil mantener su condición de independiente. Cercano al modelo liberal, intenta con ese convecimiento ayudar a "modernizar este país".

Carmen Calvo
El éxito del Museo Picasso

Carmen Calvo Poyato encabezará la lista del PSOE al Congreso por Córdoba tras haber sido consejera de Cultura en Andalucía desde 1996. Profesora de Derecho Constitucional, en las elecciones autonómicas de 2000 se presentó como independiente en las listas del PSOE, formación a la que se afilió hace dos meses. Nacida en Cabra (Córdoba) en 1957, Calvo siempre ha contado con la estima del presidente de la Junta, Manuel Chaves, quien la designó consejera a sugerencia del lobby de mujeres del PSOE andaluz. Ha culminado su gestión con el éxito de la apertura del Museo Picasso en Málaga, un proyecto que persiguió durante años y que supone la gran apuesta andaluza por el arte contemporáneo. En este tiempo, Calvo ha intentado aplicar una política cultural integral, desde la atención a los museos a la lectura -hizo un Pacto del Libro-, pasando por la música, la danza y el teatro. Ayer dijo que en estos años ha aprendido a "democratizar la cultura".

Gregorio Peces-Barba
Uno de los padres de la Constitución

Gregorio Peces-Barba (Madrid, 1938) cumplirá 66 años la próxima semana. Su perfil público se apoya en un trípode: la docencia universitaria, el ejercicio de la abogacía y la política, en las filas del PSOE.

Desde que en 1966 obtuvo plaza de profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad Complutense de Madrid su vida ha estado ligada a la docencia hasta conseguir la cátedra y ser elegido, en 1994, primer rector de la Universidad Carlos III de Madrid, cargo que ahora ocupa.

Ejerció la abogacía entre 1962 y 1977, si bien en 1971 fue detenido y suspendido profesionalmente durante tres meses por el Tribunal de Orden Público, ante el que actuó como defensor en numerosos procesos.

En las elecciones de junio de 1977 fue elegido diputado por Valladolid y fue ponente socialista de la Constitución de 1978. En 1982 fue elegido presidente del Congreso, y en 1986 se alejó de la política activa y regresó a su cátedra en la Complutense.

María Jesús San Segundo
Un impecable perfil académico

A María Jesús San Segundo no se la ve en televisión pero en la cocina ya ha guisado muchos platos para los responsables educativos del PSOE, de la vieja guardia y de la nueva hornada. Nació en Medina del Campo (Valladolid) en 1958. Su vida y la universidad son todo uno. Ha encadenado un perfil académico impecable y brillante que colocó su primer eslabón cuando se licenció en Económicas. En la actualidad es vicerrectora de la Universidad Carlos III pero antes, en 1985, se doctoró en Princeton (New Jersey) con una tesis titulada Estudios empíricos sobre la calidad educativa. Es autora del libro Economía de la Educación, su especialidad, en la que pocos le hacen sombra.

Trabajadora incansable, cuando no puede viajar se escapa por la pantalla del cine. Es gran conversadora, pero absoluta propietaria de su vida privada y poco dada a protagonismos. Y también es tenaz, y competente, accesible y campechana. Los que tiene cerca dicen que sería una buena ministra.

Miguel Ángel Moratinos
El mediador en Oriente Próximo

Miguel Ángel Moratinos Cuyaubé es el diplomático español que ha acumulado más prestigio y relaciones internacionales, tras haber desempeñado durante siete años el imposible cargo de pacificador de Oriente Próximo en calidad de enviado especial de la Unión Europea. Pese a las dificultades insalvables de su empeño, y frente a la resistencia de Israel a reconocer algún papel de Europa en el conflicto, Curro Moratinos logró afirmarse como un interlocutor imprescindible tanto en Jerusalén como en Ramala durante un periodo en el que casi se llegó a tocar la paz. Hasta que el diálogo descarriló por la intransigencia de Ariel Sharon y el estallido de la Segunda Intifada. Ex director general de África y ex embajador en Israel, antes de cesar como enviado comunitario Moratinos aspiró a embajador de España ante la ONU, pero el Gobierno de José María Aznar no lo consideró. Desde julio pasado, espera destino en Exteriores, aunque preferiría ser comisario de Derechos Humanos de la ONU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de enero de 2004