Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Powell considera positiva la oferta norcoreana sobre armas nucleares

Washington

Estados Unidos consideró ayer la oferta de Corea del Norte de suspender su programa nuclear como un "paso positivo" que puede ayudar a la reanudación de las conversaciones diplomáticas a seis bandas de Pekín. El secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, dijo ayer que la declaración de Pyongyang es "interesante" y la calificó como "positiva". Corea del Norte se mostró ayer dispuesta a hacer una "audaz concesión" a EE UU para solucionar el conflicto nuclear en la península, que incluya la suspensión de sus ensayos de misiles y la producción de armas nucleares.

Según informó ayer la agencia oficial norcoreana KCNA, "Corea del Norte está resuelta a no hacer ensayos ni producir armas nucleares, y a detener incluso el funcionamiento de la industria energética nuclear con fines pacíficos como parte de las primeras medidas del paquete para una solución".

EE UU lleva tiempo intentado persuadir a Corea del Norte de que lleve a cabo una terminación completa, verificable e irreversible cancelación de su programa nuclear a través de las conversaciones a seis que se llevan a cabo en Pekín entre las dos Coreas, EE UU, China, Japón y Rusia. Sin embargo, el régimen norcoreano insistió una vez más en que la solución debía incluir acciones simultáneas, es decir, que el abandono de Pyongyang de su programa nuclear debe estar acompañado de concesiones políticas y económicas de Washington, que, además, debe dar garantías de seguridad al país comunista.

En ese esquema, Pyongyang propuso a EE UU el mes pasado excluir a Corea del Norte de la lista de los países que apoyan el terrorismo, así como levantar las sanciones políticas, económicas y militares impuestas al país, además de reanudar el suministro de combustible, suspendido en diciembre de 2002.

El régimen norcoreano advirtió de que la segunda ronda multilateral de negociaciones sobre el conflicto nuclear de la península depende por completo de la actitud de Washington. La nueva propuesta norcoreana se produce en medio del estancamiento para reanudar las conversaciones multilaterales en Pekín, que debían haberse celebrado en diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2004