Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alonso espera que la construcción de 5.000 pisos pueda frenar su precio

Vitoria vivirá este año la mayor edificación de casas de su historia

El alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, mostró ayer su confianza en que las 5.000 viviendas que en estos momentos se están construyendo en diferentes puntos de la ciudad lograrán frenar la escalada de precios de los pisos en el mercado libre, tanto nuevos como de segunda mano. "La edificación de esas viviendas debe tener un efecto moderador sobre los precios", sostuvo Alonso. La imparable carestía de la vivienda en las tres capitales se ha convertido en una de las principales preocupaciones de sus alcaldes, que ven cómo la demanda ciudadana de casas sigue fuerte.

San Sebastián, Bilbao y Vitoria encabezan, junto a Madrid y Barcelona, todas las clasificaciones españolas de las ciudades con la vivienda más cara. La diferencia de Vitoria con respecto a las otras dos ciudades es que cuenta en estos momentos con abundancia de suelo urbanizable. Esta disponibilidad, sobre todo en Salburua y Zabalgana, las nuevas zonas de expansión de la capital alavesa, hizo que el Ayuntamiento concediese el año pasado hasta 3.045 licencias para edificar otras tantas viviendas (libres y protegidas), un récord en la historia de la ciudad.

Este afán edificatorio permitirá, según expuso el primer edil popular, atender la demanda de vivienda que Vitoria ha ido acumulando a lo largo de todos estos años. El alcalde lanzaba así un recado a su antecesor, el nacionalista José Ángel Cuerda, durante cuyo mandato el precio de los pisos experimentó importantes subidas.

Alonso también apostó por introducir los pisos de precio tasado (se venden a más dinero que la vivienda protegida, pero cuestan menos que en el mercado libre) para liberar la presión. Para conseguir su propósito, espera cerrar diferentes acuerdos con el Gobierno y la Caja Vital, dueña de diferentes solares en la zona sur de Vitoria, a lo largo de este año.

Además, el Ayuntamiento tiene previsto adjudicar 1.400 viviendas de protección oficial y sociales en un gran sorteo que se celebrará en otoño. En total, Alonso prevé sortear a lo largo de todo este mandato alrededor de 5.000 pisos públicos.

El 'efecto Boulevard'

Como excepción a la moderación de precios, el alcalde citó las casas de segunda mano del norte de la ciudad, donde se ha abierto el gran complejo comercial El Boulevard. Esas viviendas subirán de precio porque los barrios que rodean al centro se han revalorizado con las mejoras introducidas y están mejor conectados con el resto de la ciudad.

Otra zona que espera seguir su revalorización es la de Lakua, que se ha convertido en una ciudad en sí misma dentro de Vitoria. Hasta la urbanización de Salburua y Zabalgana, Lakua ha concentrado prácticamente toda la construcción de vivienda nueva en Vitoria. "Ahora toca dotar a Lakua de los equipamientos necesarios", razonó el primer edil.

Sin embargo, la confianza del alcalde vitoriano en que los precios de los pisos se moderarán al construirse más choca con las previsiones de los expertos, que consideran que la vivienda podría encarecerse a nivel nacional del 6% al 10%. Ayer mismo, la inmobiliaria vitoriana Trinosa presentó su tradicional informe sobre el mercado de la capital alavesa, que refleja la carestía del sector. La vivienda de segunda mano creció el año pasado un 12,06%, situándose en la actualidad en los 3.226,70 euros contabilizados en diciembre frente a los 2.879,40 de hace un año. Según este informe, el precio medio de un piso usado ronda en la ciudad los 290.000 euros.

En cuanto a las viviendas nuevas, el precio medio del metro cuadrado alcanzó en diciembre los 3.572 euros, con lo que el incremento sobre el mismo mes de 2002 llega al 8,43%. Así, un piso cuesta globalmente los 306.583 euros.

El ciclo expansivo que comenzó a vivir la vivienda en Euskadi desde 1985 aún no ha terminado, a pesar de que los operadores inmobiliarios han empezado a sentir los primeros síntomas de desaceleración en el mercado. El crecimiento sostenido de la economía y del empleo, unido a la caída de los tipos hipotecarios ha generado el espectacular crecimiento del precio de la vivienda. Pero el incremento del número de pisos construidos (libres y protegidos en el caso de Euskadi) ha terminado por acelerar un ciclo infernal: sube el precio de los pisos y del suelo ante la imposibilidad de hacer frente con rapidez a los plazos de entrega de la imparable demanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de enero de 2004