Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las instituciones de la UE refuerzan la seguridad por las cartas bomba

Todas las principales instituciones de la UE en Bruselas -Comisión, Parlamento y Consejo- han reforzado sus medidas de seguridad aconsejadas por el Ministerio del Interior belga tras la oleada de cartas bomba contra diversos representantes europeos que no han causado desgracias. La última, ayer, fue dirigida contra Eurojust, la organización de jueces que tiene su sede en La Haya.

Romano Prodi, presidente de la Comisión, no tiene por ahora pensado solicitar escolta personal a las autoridades belgas, declaró una fuente de su entorno. Prodi, que goza de protección en Italia como ex jefe de Gobierno, recibió un buen susto el pasado sábado cuando abrió en su casa de Bolonia un paquete explosivo que contenía un libro. "La serenidad es la mejor arma contra el terrorismo", dijo tras salir ileso.

El atentado fue reivindicado por un grupo autodenominado Federación Anárquica Informal y los investigadores italianos sospechan que sea también esta organización la que esté detrás de los paquetes explosivos enviados el lunes contra el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, en Francfort, y Juergen Storbeck, director de Europol, en La Haya, y ayer contra Eurojust. Todos han sido interceptados y se cree procedan del mismo lugar: Bolonia.

Un portavoz de la Comisión Europea informó ayer de que se han reforzado las medidas de seguridad interna tras una reunión de expertos el día anterior, notablemente en lo que respecta a la correspondencia. Respecto a una posible protección para Prodi, una fuente de su entorno dijo ayer a este diario que esa decisión compete a las autoridades belgas. El Ministerio del Interior ha empezado a considerar medidas, pero señala que la decisión final corresponderá al propio interesado.

Ni Prodi ni el resto de comisarios gozan de vigilancia especial. Tampoco sus vehículos oficiales están blindados. Sólo en excepcionales circunstancias comisarios británicos requirieron en el pasado el auxilio policial por recibir amenazas del IRA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de diciembre de 2003