Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves defiende una "alianza" entre Cataluña y Andalucía en favor de la España plural

El PP catalán considera un "grave error" hacer "un frente común" contra el Gobierno central

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, apostó ayer en Barcelona por una "alianza" entre Cataluña y Andalucía en favor de la "construcción de un proyecto común que es el de la España plural", afirmó tras asistir a la toma de posesión de Pascual Maragall como presidente de la Generalitat. Ésta es la primera vez que el también secretario general de los socialistas andaluces y presidente federal del PSOE aboga de manera clara por un eje catalán-andaluz en política autonómica, un proyecto que las dos federaciones socialistas empezaron a esbozar en julio de 1999.

La propuesta del presidente de la Junta no ha sorprendido en el PSOE toda vez que Chaves la anunció a los miembros de la ejecutiva regional en la reunión que se celebró el pasado viernes, el día antes de acudir a Barcelona a la toma de posesión como presidente de la Generalitat de su compañero de partido Pascual Maragall.

Para Chaves es "necesaria una alianza" entre Cataluña y Andalucía en favor de la "construcción de un proyecto común que es el de la España plural", frente a un Gobierno del PP del que dijo "lamentar" que "azuce el enfrentamiento entre catalanes y españoles", según informa Efe.

"Será necesaria una alianza entre Cataluña y Andalucía en favor de un proyecto común que tanto Maragall como yo compartimos, y que ahora es más posible gracias a que hay dos presidentes socialistas" en las respectivas comunidades autónomas. Y añadió: "El peso político y demográfico de Cataluña y Andalucía debe convertirse en dos pilares en este proceso, sin ningún tipo de exclusiones, de desarrollo y fortalecimiento de este proyecto común como es el de la España plural".

Chaves remarcó que es "triste", porque "hace daño a Cataluña y a España", que el Ejecutivo central, del PP, "se dedique a demonizar un Gobierno como el catalán, que tiene cerca del 60% del respaldo de los catalanes. Y en vez de unir quiere separar y condenar al ostracismo a un Gobierno plenamente democrático y querido por los ciudadanos".

Chaves, que mostró su alegría "como socialista" por la elección de Maragall, acusó al presidente del Gobierno, José María Aznar, de "azuzar" el enfrentamiento entre catalanes y españoles, "cuando un Gobierno de la nación lo que tiene que hacer es abrir cauces de diálogo con todos los gobiernos autonómicos".

"Dar la cara"

Esta es la primera vez que Chaves apuesta de manera clara por un eje andaluz-catalán en político autonómica, una línea de trabajo que ambas federaciones socialistas empezaron a explorar en julio de 1999 y que no llegó a concretarse en una línea de actuación específica. Ya entonces Chaves y Maragall hablaron de convertir ese eje en "un punto de referencia" de la España de las Autonomías y en "una de la columnas vertebrales de la España moderna".

Tampoco a nadie se le oculta la condición de presidente federal del PSOE del dirigente andaluz. En este sentido varias fuentes socialistas indicaron ayer que Manuel Chaves está "dando la cara" por el acuerdo tripartito de Cataluña no por obligación sino "por una profunda convicción" y ante la certeza de que los socialistas no pueden ni deben aminalarse ante el "nacionalismo de combate" -como lo describió el propio Chaves en una conferencia pronunciada en el Club Siglo XXI el pasado lunes-, que practica el PP como "coartada política para cualquier problema nacional". Chaves no tuvo ninguna duda de que debía asistir a la toma de posesión de Maragall, lo que obligó al PSOE a aplazar un acto interno de cierto calado programado con antelación.

"El presidente lo que está diciendo es que no nos da ningún miedo plantar cara al Partido Popular por su involución autonómica y por el manto de sospecha con el que quiere cubrir a las autonomías y que ambas comunidades, con un peso demográfico similar, pueden defender una serie de valores comunes", afirmaron fuentes socialistas. "Como Andalucía no es sospechosa de nada, en una alianza con Cataluña el sello de solidaridad lo lleva implícito", apostilló otro dirigente.

La "alianza" propuesta por Manuel Chaves fue calificada como un "grave error" por parte del presidente del Partido Popular de Cataluña, Josep Piqué. "Hablar de alianzas entre gobiernos de comunidades autónomas para hacer frente común contra el Gobierno me parece un gravísimo error y espero que los deseos de Chaves no se cumplan porque sería muy negativo para los intereses de los ciudadanos de Cataluña, de Andalucía y para el conjunto de los ciudadanos de España", opinó Piqué, según informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de diciembre de 2003