El opositor Oswaldo Payá presenta un programa completo de transición política para Cuba

El impulsor del Proyecto Varela desafía de nuevo a Fidel Castro con un proyecto de gobierno

El opositor cubano Oswaldo Payá no da su brazo a torcer. Después de entregar, entre mayo de 2002 y octubre de este año, 25.000 firmas ante el Parlamento en apoyo al denominado Proyecto Varela, que solicita reformas constitucionales y la convocatoria de un referéndum sobre el cambio político en Cuba, el líder del Movimiento Cristiano Liberación acaba de presentar un documento de más de 70 páginas que es un auténtico programa de transición, casi de gobierno. El proyecto presenta propuestas en los terrenos de la justicia, las relaciones exteriores o la redacción de una nueva Constitución.

Oswaldo Payá pretende someter su programa a discusión pública en barrios y casas de toda la isla en los próximos meses, como primer paso de un gran "diálogo nacional", del que no se excluye al Gobierno.

"De este diálogo nacional debe salir un programa del pueblo de Cuba para la transición, que establezca las bases de la democracia y logre la elevación de la calidad de vida en el ejercicio de la libertad y construyendo la justicia", afirma el documento. Éste aborda los temas más diversos, desde la amnistía para los presos políticos o la abolición de la pena de muerte, a la necesidad de redactar una nueva Constitución. También hay propuestas concretas para reformar los sistemas de salud y educación -que seguirían siendo gratuitas-, para reorientar la economía, y se debate además el papel que deben jugar las Fuerzas Armadas en una Cuba poscastro.

La propuesta de Payá se desarrolla en nueve capítulos y plantea la desaparición del dólar como moneda de uso en Cuba, reconoce el derecho a la propiedad privada de los cubanos y de los extranjeros afincados en la isla. En materia económica, propugna un programa que "no se enfoca ni al capitalismo ni al socialismo, sino a la armonización de la práctica de los derechos humanos y la justicia social con la libertad económica y el desarrollo sostenible".

Payá se refiere también al exilio, que en principio no recuperaría las viviendas ni propiedades que les fueron confiscadas al triunfo de la revolución de Fidel Castro. Sin embargo, sí concede a los exiliados "prioridad" sobre los extranjeros para realizar inversiones en Cuba y propone la creación de una comisión para coordinar "el deseado encuentro del exilio con los cubanos que vivimos en Cuba".

En materia de relaciones exteriores, el "programa de transición" apuesta por un "diálogo" con Estados Unidos "sobre la base de nuestra independencia y soberanía", que permita superar "las tensiones y diferencias actuales sobre bases justas y respetuosas". Según Oswaldo Payá, de ser aprobado el programa, cesarían los actuales cargos gobernantes y el poder quedaría en manos de un Gobierno transitorio formado por una presidencia colegiada de tres personas que deberían ser cubanos residentes en Cuba.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sin duda, se trata de la iniciativa más ambiciosa presentada hasta la fecha por un opositor cubano, y se produce en momentos especialmente delicados para la disidencia cubana, que ha sido golpeada duramente este año por las autoridades. Según Payá, el encarcelamiento de 75 disidentes en marzo -40 de ellos colaboradores del Proyecto Varela- no ha quebrado a la oposición. "Cada vez en Cuba existe un movimiento cívico más fuerte, la gente va perdiendo el miedo, y ahora de lo que se trata es de fomentar la participación popular para que todos contribuyamos a diseñar la Cuba del futuro, una Cuba donde haya democracia y justicia", dijo Payá en una reciente entrevista con este diario.

Las autoridades, que en el pasado ya calificaron el Proyecto Varela de inconstitucional, no se han expresado hasta el momento sobre la nueva iniciativa de Payá, a quien acusan de trabajar al servicio de Estados unidos y España para desestabilizar la revolución.

El opositor cubano Oswaldo Payá, en su casa de La Habana.
El opositor cubano Oswaldo Payá, en su casa de La Habana.M. V.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS