El PP pide la devolución de los Presupuestos por ser "prolongación" del 'plan Ibarretxe'

El PP ha sido el último de los partidos de la oposición en presentar su enmienda de totalidad al proyecto de Presupuestos del Gobierno vasco para 2004 y, al igual que el PSE y la ilegalizada Batasuna, ahora Sozialista Abertzaleak, pide su devolución al Ejecutivo. Para el PP, el proyecto de cuentas es una "prolongación" del plan Ibarretxe, por entender que refuerza económicamente los "vínculos políticos con ETA-Batasuna" y se presupuestan generosamente las "acciones de propaganda", en vez de prioritar los intereses y problemas de los ciudadanos.

El debate de las enmiendas de totalidad se producirá el viernes, en una sesión plenaria en la que, como ya es tradición desde que el Gobierno de Ibarretxe está en minoría, se votan por separado, para evitar que todos los grupos de la oposición coincidan en la petición de devolución y los presupuestos sean rechazados.

A partir del viernes, y si SA se abstiene o vota en contra de las enmiendas del PP y del PSE, el proyecto pasará el trámite y volverá a comisión, donde se entrará en la fase de discusión de las enmiendas parciales. El PP ha presentado 628, SA 91, IU 15 y PNV y EA sólo dos.

La justificación de la enmienda de totalidad del PP tiene un tronco común con la de los socialistas, y es toda la parte política, en la que unos y otros acusan al Gobierno de postergar los problemas de los ciudadanos en favor del impulso económico a la propuesta de Nuevo Estatuto Político presentado por el lehendakari Juan José Ibarretxe.

A estos motivos de carácter político el PP suma otros más económicos, como que las cuentas públicas para el próximo ejercicio no contemplen la privatización de sociedades de capital público, como el Ente Vasco de Energía (EVE) o la participada Euskaltel. Además sostienen que el Gobierno debiera de asumir el cien por cien del coste para los municipios de la supresión del Impuesto de Actividades Económicas.

Si el Gobierno admite enmiendas de SA, es posible que este grupo se abstenga en la votación, a final de año, del proyecto de Presupuestos. En caso contrario, el tripartito tendrá que prorrogar las cuentas de 2003, que salieron adelante gracias a que el ex ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, llegó tarde al pleno.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción