Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atutxa reafirma ante la juez que no puede disolver Batasuna

La plana mayor del PNV arropa al presidente del Parlamento

El presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa (del PNV), y los miembros de la Mesa de la Cámara Gorka Knörr (EA) y Kontxi Bilbao (IU) declararon ayer en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por la querella que contra ellos presentó la Fiscalía por no disolver el grupo parlamentario de Sozialista Abertzaleak (antes Batasuna). Atutxa declaró a la juez que instruye el caso: "Que el Supremo me ordene disolver un partido es como si me ordenara arreglar lo de Irak".

Dirigentes del PNV, EA e IU, los partidos del Gobierno vasco, y unas doscientas personas arroparon a los tres imputados a su llegada al Tribunal Superior. Xabier Arzalluz, presidente del PNV, consideró la imputación de Atutxa un "acto de opresión incalculable". PP, PSOE y asociaciones de jueces criticaron esta concentración de apoyo.

Atutxa declaró durante más de cuatro horas ante la juez. Sostuvo que nunca quiso desobedecer al Supremo. "Ni soy desobediente ni confabulador", declaró. Mantuvo que el reglamento parlamentario le impide disolver el grupo de Batasuna, y que, cuando intentó cubrir esa laguna con una resolución de la Presidencia, la Junta de Portavoces se lo impidió.

La Comisión de Justicia del Senado aprobó ayer, con los votos del PP y el rechazo de la oposición, la reforma del Código Penal que castigará con prisión la convocatoria ilegal de referendos y las ayudas a partidos políticos disueltos como Batasuna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 2003