Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia, Alemania y Reino Unido acuerdan una defensa europea coordinada con la OTAN

El ambicioso proyecto de crear una Europa de la Defensa autónoma frente a la OTAN se ha visto aguado esta semana por partida doble. El texto alternativo al del proyecto constitucional presentado ayer por la presidencia de la UE, Italia, supone una clara rebaja con respecto al núcleo de avanzadilla en ese terreno que formarán los países que lo deseen (se denomina "cooperación estructurada") y al alcance de la cláusula de defensa mutua que suscribirán. A su vez, los ministros de Exteriores de Alemania, Francia y Reino Unido tenían previsto anoche informar a sus colegas del acuerdo que han alcanzado para que la célula europea de planificación operativa esté encuadrada en el cuartel general de la OTAN y no en una sede separada a modo de minicuartel autónomo de la UE. Era lo que exigía EE UU. El británico Jack Straw, el francés Dominique de Villepin y el alemán Joschka Fischer ya avanzaron por la tarde al resto de ministros que habían cerrado un acuerdo y que la célula europea de planificación estará en el Shape (el cuartel general de la OTAN), aunque les añadirían más detalles durante la cena, porque era entonces cuando estaba previsto que los 25 debatieran el capítulo de la "cooperación estructurada". Sólo para operaciones exclusivamente europeas, en las que la OTAN haya decidido no participar, habrá una célula de planificación en un minicuartel europeo situado en Bruselas.

Queda frustrado y cerrado así el proyecto lanzado el pasado abril por Alemania, Francia, Bélgica y Luxemburgo ("el club de los chocolateros", como los denominó Washington) de crear un cuartel general autónomo en la localidad de Tervuren, próxima a Bruselas. No obstante, esa célula le aportará a Europa unas dosis de autonomía a la hora de planificar operaciones militares en las que la OTAN decida no participar. Hoy, y según los acuerdos llamados Berlín Plus suscritos a finales del año pasado, Europa puede disponer automáticamente de los medios de planificación de la Alianza Atlántica. Lo que siempre rechazó Washington en este terreno es que Europa creara mecanismos que supusieran una duplicación con los existentes en la Alianza Atlántica, una tesis igualmente mantenida por Londres, Madrid o Varsovia.

La otra rebaja viene de la mano de Italia y fue solicitada por el secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, en su reciente visita a Bruselas. El texto constitucional señala que los países que formen esa "cooperación estructurada" o avanzadilla colaborarán más estrechamente "en materia de defensa mutua", por lo que, si uno de sus integrantes sufre una agresión armada en su territorio, los demás le aportarán todo tipo de ayuda, incluida la militar. Esos países, dice el proyecto, "trabajarán en estrecha cooperación con la OTAN".

La alternativa que ahora propone Italia, firme aliado de EE UU en Europa, suprime la referencia a la "defensa mutua" y, sobre todo, agrega que los compromisos a los que puedan llegar los países de esa cooperación estructurada lo harán "conforme a los suscritos en el seno de la OTAN, que sigue siendo el fundamento de su defensa colectiva".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 2003