Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gran banca alemana se dispara en Bolsa ante una posible fusión

Deutsche, Commerzbank, HVB y Dresdner, en el punto de mira

Los cuatro grandes bancos alemanes, Deutsche Bank, HypoVereinsbank (HVB), Commerzbank y Dresdner Bank, desmintieron ayer con contundencia y mucha rapidez que estuvieran preparando una "megafusión", como publicaron el semanario Der Spiegel y el diario Financial Times Deutschland. Pero eso no impidió que las acciones de las entidades financieras se disparan en Bolsa entre un 3% y un 5%.

Pese a estas negativas, el futuro de los cuatro grandes bancos privados sigue siendo motivo de especulación y en círculos financieros no se descartaba que esta alianza, con el apoyo del Gobierno, tuviera un objetivo defensivo ante posibles compras. El Commerzbank se anotó una subida del 4,44%; mientras que Hypovereinsbank mejoró un 5,01%, la mayor subida de la Bolsa alemana en la sesión de ayer, y Deutsche Bank se elevó un 3,02%. El ascenso de los bancos repercutió en las aseguradoras, que poseen gran parte de su capital: Allianz mejoró un 2,97% y Munich Re avanzó un 3,33%.

Las informaciones apuntaban que el ministro de Finanzas alemán, Hans Eichel, y los presidentes de Deutsche Bank, Hypovereinsbank, Commerzbank y Dresdner Bank han estado discutiendo diversos "modelos de integración". Aunque no se vislumbre ninguna fusión inminente, estas consideraciones tienen como trasfondo que al menos tres de estas entidades a medio plazo podrían ser objeto de una oferta pública de adquisión desde el extranjero, por lo que buscan defenderse con este movimiento.

Muy relevantes en lo que a sus activos se refiere, los cuatro grandes bancos alemanes valen relativamente poco en el mercado. Competidores extranjeros como el Citibank, Royal Bank of Scotland, BNP Paribas, el grupo Santander o el BBVA podrían intentar hacerse con uno de ellos. La coyuntura, de hecho, es favorable: tras atravesar, el año pasado, su peor crisis desde la II Guerra Mundial, los bancos alemanes han reducido sus costes (incluido el recorte de más de 40.000 empleos) y redoblado sus esfuerzos para mejorar su rentabilidad. Con los deberes hechos, se han convertido en un bocado a tener en cuenta por parte de los gigantes de la banca internacional.

La posibilidad de una OPA foránea es tan real que está pre-ocupando al ministro de Finanzas. Según Der Spiegel, el político socialdemócrata se reunió hace una semana con los presidentes de los cuatro bancos, instándoles a que elaboraran modelos nacionales de integración. En una posterior reunión, ya sin Eichel al frente, al menos uno de los banqueros -Josef Ackermann, presidente del Deutsche Bank- habría dado por buena la idea afirmando que sólo de esta manera se puede garantizar a largo plazo que industria alemana tenga asegurados sus créditos, según sostuvo ayer el Financial Times Deutschland.

Este diario afirma también que se está barajando una división de trabajo entre las cuatro entidades, que podrían centrarse en negocios distintos, desde la banca de inversión y la gestión de activos, hasta los créditos hipotecarios y el negocio minorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de noviembre de 2003