Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un objeto de deseo para los dos grandes bancos españoles

Los grandes bancos españoles mantienen su vista puesta en el sector financiero alemán. Las cuatro grandes entidades (Deutsche, Hypovereinsbank, Commerzbank y Dresdner) empiezan ahora a dejar atrás una crisis de 24 meses que incluso ha cuestionado la viabilidad de alguna de ellas. Esta debilidad les ha puesto en el punto de mira de los grandes competidores europeos y del Bank of America.

Ayer el presidente del BBVA, Francisco González, afirmó que "está ahora más dispuesto que hace unos meses a comprar un banco europeo", aunque reconoció que la tarea "no es fácil" porque "queremos pagar el precio justo".

El interés español por Alemania se justifica para el Santander y el BBVA porque tienen excedentes de capital que les permitirían afrontar compras sin hipotecar su futuro. Además, la llegada de las nuevas normas contables y los criterios de Basilea II aumentarán estos excedentes. Los dos bancos están siendo expulsados de su territorio natural, la banca doméstica, por las cajas y necesitan comprar negocio en Europa. El momento es bueno porque las cotizaciones de los bancos alemanes están bajas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de noviembre de 2003