El PP, contrario a un homenaje a víctimas del franquismo

Todos los grupos parlamentarios del Congreso, salvo el PP, promueven un homenaje a las víctimas del franquismo el próximo 1 de diciembre, dentro de los actos por los 25 años de la Constitución. El PP se niega a participar, argumentando que dio ese debate por cerrado cuando aprobó, el 20 de noviembre de 2002, una moción de condena del franquismo. La oposición mantiene la convocatoria.

Ignacio Gil Lázaro, portavoz del PP en el Congreso, argumenta que la oposición está rompiendo el pacto al que llegaron el año pasado con el partido que sostiene al Gobierno. Este acuerdo, que llevó al PP a aceptar por primera vez desde que gobierna una condena del golpe de Franco en 1936, consistía en la promesa de que nunca más se utilizaría este asunto para el enfrentamiento político.

Más información

El PP cree que con la proposición no de ley aprobada precisamente un 20 de noviembre de 2002 queda cerrado el asunto. El diputado del PP José Antonio Bermúdez de Castro negoció directamente con Alfonso Guerra el texto, a condición de que nunca más se presentaran iniciativas similares.

La declaración aprobada decía: "Se reafirma el deber de proceder al reconocimiento moral de las víctimas de la Guerra Civil, así como de cuantos padecieron más tarde la dictadura franquista". A ello se agarran los grupos de la oposición, y especialmente IU, que está promoviendo el homenaje, para sostener que esa proposición prácticamente obligaba a realizar un acto como el del 1 de diciembre.

La semana pasada se reunieron los portavoces de todos los grupos para organizar el homenaje en el Congreso de los Diputados. Coalición Canaria, socio tradicional del Gobierno, no acudió, pero llamó para comprometer su apoyo. Gil Lázaro asistió por cortesía, pero se salió inmediatamente tras anunciar que no podían contar con el PP. Aun así, la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi (PP), no ha puesto de momento obstáculos para que se celebre el homenaje.

En la Sala de Columnas

IU ha logrado el apoyo del PSOE, CiU, PNV, EA, BNG, ERC, Chunta Aragonesista, IC-V, Partido Andalucista y CC. La idea es llevar a la Sala de Columnas del Congreso, con la mayor oficialidad pese a la ausencia del mayor partido de la Cámara, a más de 200 personas que hayan sufrido directa o indirectamente la represión del franquismo.

Para ello, los partidos, especialmente IU, se han puesto en contacto con una treintena de asociaciones que representan a colectivos de republicanos represaliados. Entre ellos están los Amigos de las Brigadas Internacionales, ex presos, la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica, el Foro por la Memoria, ex combatientes, los niños de la guerra y las asociaciones del exilio.

Todos los que acudan, unos 10 por cada asociación por problemas de espacio, recibirán después del acto un diploma que acredita su servicio o el de sus familiares fallecidos a favor de la lucha por la libertad. Luego darán un paseo por el Congreso, otro acto simbólico de reconocimiento a su labor.

La oposición está indignada con el rechazo del PP. Felipe Alcaraz, portavoz de IU, considera inaceptable que, mientras los diversos homenajes a las víctimas de ETA en el Congreso han contado con el apoyo de todos los grupos, el PP se haya desmarcado de un evento que, en su opinión, tiene las mismas características de "pago de una deuda histórica" con una parte de la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de noviembre de 2003.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50