Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La subasta de obras de Jorge Luis Borges en Londres sólo vende un tercio de los lotes por 134.000 euros

La primera subasta dedicada en Londres a la obra de Jorge Luis Borges resultó muy por debajo de las expectativas. De los 239 lotes ofrecidos, desde manuscritos de poemas y ensayos a primeras ediciones y ejemplares raros del escritor, se vendió ayer una tercera parte por unas 100.000 libras (134.000 euros). El problema, al parecer, fue una denuncia por la propiedad de uno de los ejemplares más valorados. Una edición príncipe de Fervor de Buenos Aires, el primer libro publicado por Borges, se había presentado como la joya de la colección subastada por los especialistas Bloomsbury Books ayer en Londres. Su portada de 1923, con un grabado de Norah, hermana del escritor, se reprodujo en la cubierta del catálogo de esta oferta de 18 manuscritos, 121 primeras y tempranas ediciones, además de semanarios, libros de la colección familiar y otros materiales fundamentales para conocer el proceso de creación de Borges.

Pero Fervor de Buenos Aires no pudo subastarse debido a una denuncia sobre su propiedad. Se teme que pudiera tratarse del mismo ejemplar que fue robado de la Biblioteca Nacional de Argentina hace cinco años. Como aval de su inocencia, el italiano Massimo de Caro puso a disposición de la justicia argentina el libro que intentó vender en Londres y que, según dijo ayer, había comprado "en una feria en Milán en 2001. La verificación era una operación simple. La denuncia ha sido una excusa para ahuyentar a los compradores. He instruido a mis abogados para que tramiten demandas por daños y perjuicios", denunció tras asistir a la fallida subasta.

"Es una denuncia infundada que ha logrado destruir la venta", coincidió Miguel Loeb, antiguo colaborador de Borges. Loeb se encontraba entre el puñado de coleccionistas que se hizo con obras de Borges a precios de ganga. Porque, salvo un par de excepciones, los lotes vendidos lo hicieron muy por debajo de las estimaciones de Bloomsbury. El manuscrito del ensayo El verdugo piadoso logró el precio más alto de la sesión, unos 23.000 euros, sin acercarse a los 35.000 euros que se anunciaban en el catálogo. Otro manuscrito clave, Joyce y los neologismos, corrió peor suerte y la última puja no llegó al 50% del mínimo, estimado en 57.000 euros.

El embajador de Argentina en Londres, Federico Mirre, compró por unos 110 euros dos primeras ediciones -El Compradito, su destino, sus barrios, su música y Leopoldo Lugones- con la intención, dijo ayer, de "donarlos a la Biblioteca Nacional" de Buenos Aires. Una estudiante salió de la subasta con una edición príncipe de Tusquets Editores, de 1986, de Textos cautivos, ensayos y reseñas en el hogar, por 14 euros. La sorpresa quizá fue la intensa puja por un ejemplar de 1982, de Espasa-Calpe, de Nueve ensayos dantescos, que se vendió por unos 572 euros, diez veces más de lo estimado por Bloomsbury.

No todos los compradores achacaron a la polémica los pobres resultados de ayer. "Los ejemplares de la subasta no están bien conservados y los coleccionistas buscan ediciones raras en condiciones impecables", señaló Paolo Pampaloni. Con 40 años de experiencia en la compra-venta de libros en su sede de Londres, Pampaloni aprovechó bien la timidez de las pujas haciéndose con una veintena de títulos. "Algunos los tengo, y mejor conservados, pero eran tan baratos. No hay duda de que los precios de la obra de Borges subirán. Es demasiado pronto para ofrecer una colección extensa en un mercado anglosajón", añadió. El desinterés del lector y coleccionista anglosajón por la literatura en castellano explica en parte el desnivel entre los 143.000 euros conseguidos ayer y los cerca de 650.000 euros que Blomsbury esperaba recaudar por la venta en bloque de esta colección de Borges.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de noviembre de 2003