Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vargas Llosa elogia en la feria de Miami a los nuevos autores latinoamericanos

En la Feria Internacional del Libro de Miami de este año se han dado cita grandes autores: Toni Morrison, Elie Wiesel..., pero ninguno como Mario Vargas Llosa ha despertado las pasiones literarias de un público mayoritariamente hispano, ávido de su lengua y sus raíces. Vargas Llosa clausuró con broche de oro la 20ª edición de la feria en un acto multitudinario, en el que además de presentar su última obra, El Paraíso en la otra esquina, elogió a la nueva generación de escritores hispanoamericanos, analizó la intervención de EE UU en Irak y los baches de la democracia en Latinoamérica.

"Sin ningún triunfalismo, se puede decir que la literatura en lengua española está en buen pie. Hoy día hay corrientes literarias que nos dan una idea de comunidad", dijo Vargas Llosa. ¿Algún autor que destaque en la nueva generación? le preguntaron. "Bastantes, pero, por ejemplo, uno que esta aquí, Edmundo Paz Soldán".

Paz Soldán, Alberto Fuguet, Juan Bonilla, Alma Flor Ada y Carlos Monsiváis han sido sólo cinco de los más de 70 autores hispanos que han participado en la feria, junto a otros 260 anglosajones. El encuentro nació con vocación bilingüe y con el tiempo se ha convertido en plataforma necesaria para los escritores en lengua española, consagrados o noveles, como el español Manuel Martínez, que de momento ha publicado sólo en inglés una ficción sobre Don Quijote.

Cuba e Irak

En esta edición, los autores han reflexionado sobre los desafíos de los inmigrantes para adaptarse a la cultura de EE UU, y en particular sobre la diáspora cubana. Vargas Llosa describió la dictadura de Cuba como "un engendro putrefacto, que se mantiene por esa especie de hipnosis que paraliza al pueblo". La audiencia se deshizo en aplausos. El Gobierno de Venezuela no es mucho mejor, en opinión de Vargas: "Venezuela está en vías de descomposición". Y México "pasó de ser una dictadura perfecta a una democracia imperfecta". El público, cerca de 800 personas, quiso saber también su valoración sobre la guerra en Irak. El escritor aclaró primero que había estado en contra de la intervención "porque las razones que dieron [EE UU y el Reino Unido] eran falaces y no se han podido verificar, pero abrió una posibilidad para el pueblo iraquí que jamás se hubiera dado sin una intervención militar". Continuó explicando que después de haber visitado Irak había constatado que el régimen de Sadam Husein era un "monstruoso ejemplo de satrapía", y finalizó afirmando que "la intervención, pese a no haber sido hecha con el aval de la comunidad internacional, ha sido positiva para el pueblo iraquí y la región".

Más de medio millón de personas han acudido a la feria, que se ha consolidado como la mayor del país. "Cuando empezamos, teníamos que andar mendigando a los autores y las editoriales y ahora son ellos los que nos ruegan que les incluyamos", explicó Eduardo Padrón, fundador de la feria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de noviembre de 2003