Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN CATALUÑA | Sondeo de Opina para EL PAÍS

PSC y CiU, en situación de empate técnico

Los socialistas ganan en votos, pero esa ventaja puede quedar neutralizada por el reparto de escaños

Los dos principales partidos de Cataluña, Convergència i Unió (CiU) y el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), enfilan en una posición de empate la recta final para las elecciones autonómicas del domingo, según una encuesta del Instituto Opina para EL PAÍS. Ambas fuerzas sufren un desgaste, mayor en el caso de la coalición nacionalista, y pierden porcentaje de voto y escaños, según la intención de voto de los encuestados. La beneficiada es Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que desplaza del tercer puesto al PP. No obstante, en algunas hipótesis de distribución de escaños ni siquiera la suma de los diputados de ERC a los del PSC o a los de CiU basta para alcanzar la mayoría absoluta.

A sólo una semana de las elecciones catalanas, el resultado y la formación de una mayoría parlamentaria resulta incierta debido al empate en este momento entre Convergència i Unió (CiU) y el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) en cuanto a intención de voto, según un sondeo del Instituto Opina para EL PAÍS. Los socialistas disponen de más respaldo en votos (34,5%) que CiU (32,5%), pero la prima de representación a las circunscripciones menos pobladas conduce a que los resultados en escaños estén más próximas. El PSC obtendría, según la estimación de Opina, entre 48 y 50 diputados (a los que se sumarían los 7 de Iniciativa), y CiU, entre 47 y 49.

Ambos quedan muy lejos de los 68 escaños necesarios para la mayoría absoluta. Sólo Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) estaría en disposición de aportar los votos necesarios. Este partido experimenta un fuerte avance (de 12 a 17 o 19 escaños). Si obtiene 17 no bastaría para fraguar una mayoría absoluta ni con la parte baja de la horquilla de CiU (en total, 64 escaños) ni con la del PSC (65). Si ERC alcanzara el mejor resultado de su horquilla, quedaría en disposición de pactar con cualquiera de los dos grandes partidos, y de forjar la mayoría absoluta, excepto si CiU se queda por debajo del máximo de la horquilla prevista.

La situación, por tanto, es muy ajustada y el tramo final de la campaña puede resultar decisivo. Los responsables del sondeo destacan que la diferencia de votos estimados entre PSC y CiU es inferior a los márgenes de error de la encuesta (+-2,8%). Lo que parece claro es que ERC, salvo pacto entre los dos grandes, será indispensable para formar gobierno, aunque no está claro si tendrá la doble llave que le permita escoger entre uno u otro.

Avanzan los menores

Los dos grandes sufren un considerable desgaste, mayor en el caso de CiU. La federación de Artur Mas perdería 5,2 puntos de voto popular y de siete a nueve escaños respecto a 1999. El partido de Pasqual Maragall retrocedería 3,3 puntos de voto popular y de dos a cuatro escaños. De este desgaste de la formación gobernante durante 23 años, y de la primera fuerza de oposición, se benefician los tres partidos menores, pero en muy distinta medida. ERC, cuyo líder es Josep Lluís Carod, consigue 3,9 puntos más de voto y de cinco a siete escaños más, lo que le permite desplazar al PP de la tercera plaza.

El PP, cuyo candidato a la Generalitat es Josep Piqué, gana sólo un punto en cuanto a votos (de 9,5% en 1999 a 10,5%) y un escaño (de 12 a 13). En términos de voto popular, Iniciativa per Catalunya Verds (ICV-EUiA) es el que consigue el mayor avance, cuatro puntos. Pasa de 2,5% al 6,5% y de tres escaños a siete.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 2003