Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La instructora del 'caso Atutxa' no tiene aún la causa para poder llamarle a declarar

El Supremo falla el 11 de noviembre el recurso contra la designación de la sala de discordia

La instructora de la querella por desobediencia formulada contra el presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, y dos miembros más de la Mesa de la Cámara, Nekane Bolado, no tiene aún en sus manos la causa para iniciar la instrucción y llamar a declarar a los tres querellados. El Tribunal Supremo ha fijado el 11 de noviembre la votación sobre el recurso interpuesto por los tres querellados, vía protección de derechos fundamentales, contra la designación de la sala de discordia realizada con los criterios del Consejo General del Poder Judicial, que admitió la querella.

Las querellas presentadas contra Juan María Atutxa, Gorka Knörr y Kontxi Bilbao por la fiscalía y el colectivo Manos Limpias fueron admitidas a trámite por la sala de discordia conformada bajo los criterios del Poder Judicial el pasado 30 de julio. La anterior sala de discordia había sido declarada nula semanas antes por el pleno del Poder Judicial, al entender que el presidente del alto tribunal vasco, Manuel María Zorrilla, no había seguido el turno preestablecido.

La sala de discordia tenía que deshacer el empate al que había llegado la sala civil y penal al estudiar las querellas por la negativa a disolver el grupo parlamentario Sozialista Abertzaleak (SA). El mismo 30 de julio, junto a los argumentos de los magistrados que apoyaban la admisión a trámite de la querella y los votos particulares de Zorrilla y de Bolado contra la admisión, se designaba a esta última como magistrada instructora.

¿Por qué no han declarado aún los tres querellados ante la juez instructora? ¿Existe algún tipo de dilación indebida?

En estos tres meses los letrados de los querellados han interpuesto dos recursos contra la decisión de admitir a trámite las querellas. El 18 de agosto se interpuso ante el Supremo un recurso contencioso administrativo vía protección de los Derechos Fundamentales. El pasado 1 de septiembre presentaron ante el Tribunal Superior vasco un recurso de súplica y subsidiariamente un incidente de nulidad. La Sala Tercera del Supremo se reunirá el próximo 11 de noviembre para la votación y el fallo del recurso. El ponente será Nicolás Maurandi Guillén.

En ambos recursos, los querellados defendían básicamente lo mismo. El CGPJ nunca debió intervenir en la designación de la primera sala de discordia, realizada por Zorrilla, y mucho menos anularla, porque la formación de esa sala, a través de una providencia, fue un acto jurisdiccional y de gobierno.

Se buscaba así la nulidad de las actuaciones y retrotraer el caso hasta el momento en el que Zorrilla designó la primera sala de discordia, con el fin de que se reuniera para decidir sobre la admisión o no a trámite de las querellas. Y de paso, aplazar la declaración de Atutxa ante la instructora. La fiscalía y Manos Limpias se mostraron en contra y subrayaron que la aceptación del recurso "produciría una injustificada dilación". La sala de discordia, el pasado 15 de octubre, emitió un auto por el que se rechazaban las pretensiones de Atutxa, Knörr y Bilbao.

A partir de ahí, la instructora tenía vía libre para llamar a declarar a los querellados. Pero la causa no está aún en sus manos. Así lo certifica una diligencia del pasado 29 de octubre de la secretaria de la sala civil y penal notificada a las partes dos días después, en la que se "hace constar que al día de hoy las actuaciones del rollo de sala 19/03 no han sido remitidas aún a la magistrada instructora, residiendo la competencia en la Sala de lo Penal del Tribunal Superior".

La fiscal jefe del Tribunal Superior había solicitado el 24 de octubre a la sala civil y penal que incluyera en la causa, por si pudiera ser constitutivo de "infracción penal", la subvención al grupo parlamentario SA. Zorrilla contestó que dicha "solicitud" tenía que plantearla "en la fase de instrucción" a la instructora. La fiscalía reiteró su petición el pasado miércoles y se encontró con la respuesta de que la causa no había sido remitida aún a Nekane Bolado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de noviembre de 2003