Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mar devuelve los cadáveres de otros 13 inmigrantes del naufragio de Rota

Los equipos de rescate avistaron ayer más cuerpos, imposibles de recuperar por el oleaje

El litoral de la provincia de Cádiz se convirtió ayer en el escenario de la mayor tragedia humanitaria de las costas españolas en este año. Los equipos de Salvamento Marítimo de Rota y la Guardia Civil de Cádiz recuperaron 13 cadáveres de inmigrantes que, según todos los indicios, pertenecían a la expedición que intentó alcanzar una playa gaditana a bordo de una lancha neumática que naufragó a unos 200 metros del litoral la noche del pasado sábado. Con los cuerpos localizados ayer la cifra de fallecidos de esa expedición se eleva a 18.

El fuerte temporal de lluvia y viento que azotó ayer la provincia de Cádiz arrojó hasta la costa de Rota y El Puerto de Santa María los cuerpos sin vida y en avanzado estado de descomposición de 13 inmigrantes marroquíes, todos varones y adultos. Paradójicamente, el estado de la mar era ayer parecido al del pasado sábado, cuando ocurrió el fatal accidente. Entonces, el mar se tragó la vida de estos inmigrantes. Ayer, devolvió a la costa sus cadáveres.

Casi una semana antes, alrededor de medio centenar de inmigrantes partió de la costa norte de Marruecos, cerca de Tánger, en una embarcación neumática gobernada por un patrón al que no debió de importar el mal estado de la mar. La lancha fue avistada por un mercante que alertó de su navegación casi agónica, aunque nada más se supo de ella.

Cuando la expedición estaba a punto de alcanzar la costa de Rota, un golpe de mar volcó la embarcación, que fue hallada horas más tarde vacía frente al hotel Playa de la Luz, de Rota. Cinco supervivientes del naufragio, que han sido repatriados ya a Marruecos, declararon que se encontraron de pronto en el agua, a oscuras, cansados y con síntomas de hipotermia. A la desesperada lucharon contra olas de hasta dos metros y nadaron hacia la orilla. Cinco consiguieron llegar. La cifra exacta de víctimas es una incógnita, aunque el número de cuerpos que llegaron hasta la costa es ya de 18.

Los investigadores sostienen que algunos tocaron tierra pero se escaparon para evitar su repatriación. La Guardia Civil y Salvamento Marítimo estaban ayer convencidos de que aparecerán más cuerpos en los próximos días porque avistaron sobre el mar nuevos cadáveres que el temporal engullía de nuevo a las profundidades. Los primeros cinco cadáveres fueron rescatados por efectivos de la base naval de Rota. Otros cinco fueron recuperados en la playa de El Buzo, en El Puerto de Santa María, a unos cinco kilómetros del lugar donde naufragó la zódiac. Y otros tres fueron rescatados en el mar por una patrullera de la Guardia Civil. Según informó ayer la Subdelegación del Gobierno en Cádiz, el patrón de la patera, también marroquí, ha pasado a disposición judicial acusado como presunto autor de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Los marroquíes que sobrevivieron declararon que el patrón logró alcanzar la costa porque iba equipado con un traje de neopreno.

Efectivos de la Guardia Civil y Salvamento Marítimo suspendieron sobre las siete de la tarde el operativo de búsqueda que, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno, será reanudado hoy a primera hora de la mañana por tierra, mar y aire hasta que las condiciones meteorológicas lo permitan. El subdelegado del Gobierno central en Cádiz, Maximiliano Vílchez, se trasladó ayer hasta el puerto de Rota (Cádiz) para supervisar las labores, puesto que las condiciones atmosféricas adversas estuvieron complicando los trabajos de búsqueda, rastreo y rescate de los operativos de la Guardia Civil y Salvamento Marítimo.

Hace un año, en unos acantilados de la localidad gaditana de Barbate fallecieron 16 personas, y el pasado mes de julio, una patera naufragó en Fuerteventura y desaparecieron en el mar 15 de sus viajeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 2003