Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTRENO | 'Planta 4ª'

'Planta 4ª' relata la vida en un hospital de unos niños con cáncer

Antonio Mercero recurre al humor y a la emoción en una película que obtuvo el premio del público y el de mejor director en Montreal

En la coctelera de sus vidas meten un tercio de humor, otro de solidaridad y otro de amor (natural, no de bote), agitan sin brusquedad y sale Planta 4ª. Sírvase una copa con los bordes humedecidos de música, degústenla y reirán y llorarán de emoción", asegura el cineasta vasco Antonio Mercero en un publicitario intento de vender Planta 4ª. La película, que se estrena hoy, narra la vida cotidiana de unos adolescentes enfermos de cáncer en la unidad de traumatología de un hospital. La cinta obtuvo el premio del público y el de mejor director en el Festival de Montreal, y tuvo un caluroso recibimiento en el Festival de Málaga. Juan José Ballesta, el niño de El

Bola; Luis Ángel Priego, Gorka Moreno, Alejandro Zafra y Marco Martínez dan vida a los jóvenes.

Albert Espinosa padeció diez años esta enfermedad y pasó largas temporadas ingresado. Lejos de querer olvidar el mal trago, Espinosa llevó al teatro sus vivencias en la obra Los pelones y convenció a Mercero para que rodara para la gran pantalla el guión que había escrito. "Fue una de las mejores épocas de mi vida, en la que luchábamos y vivíamos día a día", afirmó con contundencia en la presentación de la cinta en Madrid, a pesar de haber perdido una pierna y parte de un pulmón por el cáncer. "Hacíamos las mismas cosas que en la película. Nos fugábamos a la planta de las chicas, salíamos a tomar el sol, hacíamos carreras con las sillas de ruedas y fotos con los rayos X...", relató el autor de cinco obras estrenadas en el extranjero e ingeniero industrial. "También nos escapábamos a la azotea cuando llegaban los helicópteros con enfermos, pero Antonio no ha querido que saliese, porque dice que iba a quedar poco creíble", explicó Espinosa, encarnado en Izan en el filme.

Cuando Mercero oyó hablar del guión de Los pelones, la idea de rodar la función no le convencía. "Me parecía demasiado duro hablar de estos chicos, pero me gustó el juego de emoción y humor de Albert", confesó el director de La cabina, que está rodando la serie Manolito Gafotas. "Hemos hecho un juego de fuerzas. Después de cada escena dramática, un fondo negro, y, de repente, surge algo disparatado". "Trabajar con niños de 14 años es fácil.Durante dos meses practicaron con la silla de ruedas y jugaron sentados en ellas a baloncesto", continuó. Una epidemia de gripe en el hospital de Alcalá de Henares en el que pretendían rodar les obligó a construir decorados de las habitaciones.

Como fin de fiesta, un concierto de Estopa en el gimnasio del hospital. Es el grupo de rock que alimenta las ilusiones de los niños durante los meses de hospitalización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 2003