Amnistía pide a la UE que presione a China sobre los derechos humanos

En vísperas de la sexta cumbre anual chino-europea que se celebra mañana en Pekín, Amnistía Internacional (AI) pidió ayer a la UE que presione a China para lograr un mayor respeto de los derechos humanos y acusó a los gobernantes chinos de violar sistemáticamente las libertades de sus ciudadanos. Según el último informe de AI, el 80% de las ejecuciones conocidas tienen lugar en China. "Los graves ataques descritos en este informe deberían incitar a los dirigentes de la UE a aprovechar su primer encuentro con el presidente Hu Jintao para revisar de forma radical el tema de los derechos humanos", dijo un portavoz de AI.

"La situación es preocupante y así lo transmitiremos a través del diálogo político", explicó ayer en Bruselas una fuente de la Comisión Europea, que consideró como "un gesto positivo" la liberación horas antes de un veterano disidente y de un empresario norteamericano. La delegación europea estará encabezada por el primer ministro italiano y actual presidente de la Unión, Silvio Berlusconi.

El informe de AI denuncia el uso continuado de la pena de muerte, a menudo tras juicios sumarios sin garantías suficientes, el recurso a "cámaras de ejecución móviles" por su menor coste, el uso de la tortura, la represión en Tíbet y restricciones en Internet.

Los ministros de Exteriores de la UE expresaron este mes su preocupación por la situación e hicieron suyas las conclusiones de un documento del comisario Chris Patten, que pide abordar con más intensidad el problema a través del diálogo político. "Existe una gran brecha entre la situación de los derechos humanos en China y los patrones aceptados internacionalmente", se lee en un texto aprobado en septiembre por la Comisión.

Tercer socio comercial

Independientemente de este capítulo, las relaciones bilaterales atraviesan un buen momento. Bruselas elogia la actitud responsable de Pekín en crisis regionales como la de la península coreana. China se ha convertido en el tercer socio comercial de la UE, superando a Japón. El volumen de comercio aumentó un 8,7% en 2002 y un 18% en el primer trimestre del año gracias al ingreso del gigante asiático en la Organización Mundial del Comercio. Sin embargo, el déficit comercial europeo sigue creciendo con China (47.000 millones de euros en 2002). Representa la mitad del de EE UU con China, pero es el más alto de la UE con cualquier otro país, lo que ilustra los obstáculos para acceder al mercado chino.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La cumbre de Pekín servirá para rubricar la participación de China en el programa Galileo, el ambicioso proyecto europeo para desarrollar un sistema de navegación por satélite que está previsto sea operativo a partir de 2008. Washington ha puesto grandes reservas a ese proyecto, porque rivaliza con su sistema GPS. Pekín aportará 200 millones de euros y a cambio tendrá acceso a los servicios de navegación por satélite y temporización que ofrezca la red de satélites en áreas como la ciencia y la tecnología, la industria o el desarrollo de servicios y mercados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS