Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CE expedienta a España por violar la legislación al adjudicar obras del trasvase

El comisario europeo responsable de Mercado Interior, el holandés Fritz Bolkestein, reconoció el pasado martes que el Gobierno español violó la legislación comunitaria vigente al obviar la publicación de la contratación de los estudios ambientales sobre el trasvase del Ebro en el Diario Oficial de las Comunidades Europeas (DOCE), por lo que se ha abierto un expediente de infracción. Pese a que las autoridades europeas consideran la infracción una falta, los representantes de la Plataforma en Defensa del Ebro presentan el hecho como una nueva victoria y reclamarán la repetición de la licitación de las obras, lo que retrasaría años la puesta en marcha del trasvase.

Bolkestein explicó la infracción española a una pregunta del eurodiputado Alexander de Roo, del grupo de los Verdes, sobre la condición de la empresa Trasagua, a la que se encargaron los estudios ambientales de los trasvases del Ebro previstos en el Plan Hidrológico Nacional (PHN). Trasagua es una empresa creada por el Gobierno español para la realización de las obras del PHN y los estudios ambientales previos a ellas. Esta circunstancia supone que Trasagua, según el comisario, tenga condición de organismo de derecho público y, por tanto, esté sujeto a las directivas sobre contratos públicos.

Las autoridades europeas han respondido de esta manera a la queja interpuesta por la Plataforma en Defensa del Ebro, que considera que además el Gobierno español vulneró el derecho a la libre competencia.

Uno de los portavoces de la PDE, Manolo Tomàs, manifestó ayer su satisfacción por el reconocimiento europeo y aseguró que exigirán por todos los medios el cumplimiento del reglamento administrativo de la UE, lo que podría derivar en un retraso "de años" en las obras del trasvase e incluso en la negativa europea a cofinanciarlas. En ese caso, según el militante antitrasvasista, la detracción de agua hacia Barcelona y el Levante español "sería inviable, dado que se incrementaría el precio del agua en destino hasta un límite inasumible por el consumidor".

A juicio de Tomàs, el Gobierno español es consciente de ello y sabe que el trasvase está en peligro. Las declaraciones del presidente del Ejecutivo central, José María Aznar, según las cuales el trasvase al Ebro se hará con financiación europea o sin ella "demuestran que el Gobierno juega fuerte con vistas a las próximas elecciones generales y para no perder votantes en Valencia y Murcia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2003