Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe cerrará el 21 de noviembre su estación de Abandoibarra

El servicio de cercanías de Renfe en Bilbao dejará de llegar a Abandoibarra el próximo 21 de noviembre. La compañía ferroviaria cerrará ese día la llamada estación del Parque, utilizada a diario por 4.000 personas -mayoritariamente estudiantes que acuden a la Universidad de Deusto-, para que puedan proseguir las obras de la nueva área de expansión de la capital vizcaína.

La eliminación de la estación de Renfe es necesaria para una de las actuaciones principales de Abandoibarra: la ampliación del parque de Doña Casilda con 30.000 metros cuadrados. Esta obra -con un coste de 5,8 millones de euros y un plazo de ejecución de un año- supondrá un cambio en la movilidad de los bilbaínos, porque, además de la línea de ferrocarril, desaparecerá la actual carretera que lo bordea. El tráfico se desviará por el interior de Abandoibarra, a través de la nueva calle Lehendakari Leizaola.

El tramo de ferrocarril que se suprimirá en poco más de mes y medio se quiere compensar con el tranvía. El Gobierno vasco, que gestiona este transporte, ha planteado un acuerdo con Renfe para establecer un billete único para el tren y tranvía, pero las negociaciones están todavía poco avanzadas. El objetivo es que los usuarios del trayecto hasta la estación del Parque no vean gravado el coste actual del servicio proporcionado por Renfe.

Anillo subterráneo

La compañía ferroviaria también está pendiente del proyecto de anillo subterráneo entre San Mamés y Abando, atravesando Abandoibarra. Este nuevo tramo de cercanías cerraría el actual servicio en Bilbao que discurre entre San Mamés y Abando, a través de Amezola y Zabalburu. La obra es técnicamente posible y está en fase de estudio por la sociedad Bilbao Ría 2000. El problema es su alto coste, cerca de 180 millones de euros. El Ministerio de Fomento se ha mostrado dispuesto a asumir la inversión.

Con la ampliación del parque de Doña Casilda, Abandoibarra sufrirá otro cambio importante, similar al del último año con la apertura del paseo junto a la ría y de la Avenida de Abandoibarra. Sin embargo, todo el plan iniciado en 2000, sigue con los retrasos y ya no estará culminado en 2006, que era la última previsión. El último contratiempo ha sido la renuncia de la Diputación de Vizcaya a la obra más emblemática de Abandoibarra, la torre foral de 34 pisos de altura. La decisión ha obligado a cambiar de nuevo el diseño y buscar otro inquilino, aunque la sociedad Bilbao Ría 2000 ha asegurado que habrá uno o dos rascacielos en la zona central de Abandoibarra.

En las 34 hectáreas de terreno pegadas al Nervión, también habrá un hotel de lujo de la cadena Sheraton, un gran centro comercial y de ocio -ambas edificaciones en obras-, la biblioteca de la Universidad de Deusto y un paraninfo para la Universidad del País Vasco, además de dos terceras partes destinadas a zonas verdes y espacios libres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2003