Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Miró de Mallorca busca director tras un año de inactividad

La Fundación Pilar i Joan Miró de Mallorca ha comenzado tras más de un año de inactividad las gestiones para la elección de un nuevo director. El centro lleva desde el verano de 2002 sin exposiciones, presupuesto y gestor, tras el cese del anterior responsable, Aurelio Torrente, decretado por la mayoría municipal del PP en Palma de Mallorca y en contra de los criterios de los herederos del artista y mecenas.

La familia Miró - que en protesta por la destitución de Torrente retiró las únicas 23 obras originales que tenía (cedidas) la institución- ha reanudado los contactos con los responsables municipales de Palma, aunque no ha acordado la reposición de los fondos en el complejo que integra el edificio de Rafael Moneo, el estudio de Josep Lluís Sert y los talleres de Son Boter.

La Fundación Miró, que desde su inauguración en 1990 ha tenido un presupuesto limitado, mantiene desde 2002 una práctica parálisis en la producción o presentación de exposiciones. Los equipos internos, mientras tanto, realizan el catálogo general de los fondos. La concejalía de Cultura de Palma, por su parte, vetó una muestra ya contratada por Torrente, avalada por la comisión y que debía presentar la obra de la artista Gloria García Lorca.

Suspensión

La salida de Torrente provocó una pérdida importante al suspender éste una excepcional exposición que preparaba para Mallorca: Las mujeres de Picasso y Miró, prevista para la primavera pasada. El ex director había tramitado con los herederos de ambos pintores y en distintos museos de España y Francia la cesión de una veintena de telas al óleo, aguadas y grafitos, con retratos, desnudos, testas y figuras de mujeres, firmadas entre 1924 y 1972.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2003