Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU denuncia la falta de fondos contra el sida en África

El programa contra el sida, la malaria y otras enfermedades infecciosas de la ONU sólo dispuso el año pasado de 950 millones de dólares, menos de la mitad de los 2.000 millones que se preveían (y que los países ricos se habían comprometido a facilitar), según denuncio ayer en Nairobi (Kenia) Michel Sidibe, director del Programa de Ayuda a la región de Onusida (la agencia de Naciones Unidas dedicada a combatir estas enfermedades) durante la inauguración de la XIII Conferencia Africana contra el Sida y Otras Enfermedades Infecciosas. En la reunión participarán 6.000 delegados del medio centenar de países africanos y de ONG dedicadas a la lucha contra el sida.

Los fondos contra el sida aumentan a 4.000 millones de dólares si se añade lo que han aportado las arcas nacionales y otras organizaciones internacionales. Se calcula que para 2005 se necesitarán más de 11.000 millones y sólo se dispondrá de unos 7.000. Los datos provienen del último documento de Onusida dedicado a la enfermedad en el continente, Acelerando la acción contra el sida en África, presentado ayer.

Con este dinero poco se puede hacer. Sólo el 1% de los 50.000 infectados que necesitan urgentemente tratamiento tienen acceso a él. En el 90% de los casos, a costa de su bolsillo (en España lo reciben gratis unas 20.000 personas).

Pese a estos datos, Sidibe destacó el avance experimentado durante los dos últimos años. En 2001, cuando se celebró la anterior conferencia continental, la cantidad disponible apenas llegaba a los 300 millones. En este periodo, 35 de la cincuentena de países del continente han organizado planes o comités nacionales contra la enfermedad (en 2001 eran menos de la mitad). En cambio, sólo 15 han aprobado cantidades específicas para estos planes, y apenas 11 han elaborado legislaciones contra la discriminación de los enfermos. La lucha también tiene sus resultados positivos: entre las embarazadas de Addis Abeba (Etiopía) la tasa de infección ha bajado del 24,2% en 1995 al 15,1% en 2001. También ha habido reducciones entre las mujeres de Uganda, Senegal y Kenia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de septiembre de 2003