Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA POR EL CONTROL DE LAS CAJAS

El PP firmó un pacto de contenido secreto con CC OO para lograr la presidencia de Caja Madrid

El acuerdo, suscrito en septiembre de 1996, tiene la rúbrica de Ricardo Romero de Tejada

El PP pactó en 1996 con Comisiones Obreras e IU para situar al frente de Caja Madrid a Miguel Blesa, amigo del presidente del Gobierno, José María Aznar. Aquel acuerdo de contenido secreto marcó las decisiones estratégicas, a espaldas del consejo de administración de la entidad. Fue recogido en ocho folios, que firmó el secretario general del PP, Ricardo Romero de Tejada, con el secretario de Política Institucional de CC OO-Madrid, Javier López, hoy secretario general de esa organización, que ahora apoya al PSOE. Al pacto, que garantizaba un trato preferente a CC OO, se sumó IU, a la que ahora Aznar intenta descalificar como "los comunistas".

Blesa sustituyó en la presidencia de Caja Madrid a Jaime Terceiro, que había gestionado la entidad financiera con el respaldo unánime de todos los consejeros durante la etapa de gobierno socialista en la Comunidad de Madrid. El PP ganó por mayoría absoluta las elecciones autonómicas de 1995 y sólo un año después, tras la renovación de cargos en el consejo, se lanzó a tomar el poder de Caja Madrid, la cuarta entidad financiera del país con seis millones de clientes, 1.909 oficinas y 12.394 empleados. Para lograr la presidencia negoció un acuerdo con Comisiones Obreras e IU a espaldas del resto de las fuerzas representadas en el Consejo, se rompió el consenso institucional existente hasta entonces y se entró en una fase de alta politización de la entidad financiera. Fue uno de los primeros asaltos del PP al poder empresarial y financiero en entidades que tenían representantes públicos como Repsol, Telefónica, Endesa o Argentaria.

Tras aquel acuerdo, IU situó a uno de sus dos representantes en el consejo de administración, José Antonio Moral Santín, como vicepresidente de Caja Madrid, pese a ser una fuerza minoritaria en la Asamblea General, con sólo 13 de los 320 miembros de ese órgano. El pacto del 6 de septiembre de 1996 establece las siguientes condiciones sobre la gestión de Caja Madrid:

- No a la privatización. "Oposición a cualquier fórmula de privatización, total o parcial. Si partimos de que las cajas ya son entidades de naturaleza privada, esta mención se refiere a fórmulas, directas o indirectas, de entrada de capital privado en la propiedad de las mismas, o como mecanismo de captación de recursos que puedan afectar al control de su gestión (cuotas participativas)".

- Diálogo con CC OO. "Garantía de interlocución propia y directa del Grupo de Representantes de CC OO en los órganos de Gobierno de Caja Madrid con la Presidencia, al mismo nivel que otras asociaciones presentes en el Consejo de Administración".

- Privilegio sindical. "Garantía de acceso a la Comisión Ejecutiva de la entidad del representante de los trabajadores que cuente, en cada elección a vocales del Consejo, con el respaldo mayoritario de los consejeros generales del sector de empleados en la Asamblea General".

- Política de inversiones. "Impulso de una política de inversión en sectores estratégicos: Telecomunicaciones, Energía, Agua, Distribución, Seguros e Inmobiliario. Evitar el deslizamiento hacia operaciones de interbancario y de mercados financieros".

- Apoyo a cooperativas. "Préstamos hipotecarios. En este segmento tradicional de Caja Madrid hay que mantener el liderazgo adquirido apoyando las medidas recientemente adoptadas y una reactivación de las operaciones con promotores y, sobre todo, con las fórmulas de cooperativas de viviendas sociales, que deben ser clientes preferenciales de Caja Madrid, dedicando a este último sector una atención especial, con criterios de pluralidad en las inversiones y con rigurosos análisis de riesgo en cada caso".

Romero de Tejada aceptó con su firma que Caja Madrid diera atención especial a cooperativas de viviendas sociales. El PP, siete años después, descalificó al socialista Rafael Simancas por firmar un acuerdo con una asociación de gestoras de cooperativas de viviendas sociales para garantizar que el Gobierno de la Comunidad pondría en el mercado suelo para 50.000 pisos baratos.

- Consulta para hacer cambios. "Información y discusión de los procesos de reestructuración interna. En el marco de diálogo que preside todo este documento, se informará y dialogará acerca de los nombramientos de altos cargos que vayan a ser propuestos o efectuados, con el compromiso obvio de discreción respecto a esta cuestión".

El pacto abordó también cuestiones laborales que suponían aplicar con carácter retroactivo medidas que iban en contra de acuerdos salariales aprobados por unanimidad en el Consejo.

El acuerdo parece ahora roto. El 29 de septiembre se vota la renovación de 12 de los 21 consejeros y se ha desatado una batalla por el control de la entidad en la que CC OO-Madrid, cuyo secretario general es Javier López (que firmó el pacto con el PP en 1996), apoya al PSOE para intentar sacar a Romero de Tejada del consejo y, de esa manera, conseguir que la izquierda sume 11 de los 21 consejeros de la entidad. Para elegir nuevo presidente con competencias ejecutivas son necesarios dos tercios del consejo (14 consejeros).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de septiembre de 2003