Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arafat anima a Israel a dialogar en el aniversario de los Acuerdos de Oslo

Sharon defiende el criticado plan de expulsión del líder palestino

El líder de la Autoridad Palestina, Yasir Arafat, invitó ayer a Israel, con ocasión del 10º aniversario de la firma de los Acuerdos de Oslo, a reanudar las conversaciones de paz. El presidente palestino lanzó este mensaje desde su cuartel general de Ramala ante un grupo de diplomáticos internacionales y pacifistas israelíes que habían acudido a la Mokata a expresarle su solidaridad tras el acuerdo de expulsión decretado por el Gabinete de Seguridad de Ariel Sharon. Mientras, en las afueras del cuartel le aclamaban centenares de personas.

"Venid a la paz. Venid a hacer la paz juntos. Nuestro deber es alcanzar una paz justa y permanente, que implique al conjunto de la región", dijo Arafat en su mensaje dirigido al Gobierno israelí, tras haber asegurado minutos antes que los palestinos se encuentran sumidos en uno de los momentos más difíciles de la historia, después de la firma de los Acuerdos de Oslo en Washington.

Arafat recalcó en su alocución que "no se trata de un problema personal", refiriéndose a las amenazas de Israel de eliminarle, y afirmó que "el verdadero peligro, es la intención del Gobierno israelí de ignorar la contraparte palestina y eliminar la presencia de la Autoridad Palestina".

El mensaje de Arafat difícilmente encontrará eco entre la población israelí, el 54% de la cual considera, según recientes encuestas, que el Gobierno de su país se equivocó al firmar los Acuerdos de Oslo y sólo un 31% lo apoya. Sus palabras tampoco serán escuchadas con atención por el Gabinete de Ariel Sharon, que insistía ayer a través de uno de sus portavoces, Rannan Gissin, en su intención de deshacerse de Arafat, alegando que es un "jefe terrorista" y que su destierro es "una manera de proteger" a los ciudadanos israelíes.

"Ningún país dejaría que otros le dictaran la manera de proteger a sus ciudadanos", recalcó el portavoz Gissin, en una crítica abierta al Gobierno de Estados Unidos, que en los últimos días ha desencadenado una ofensiva diplomática tratando de frenar la resolución de expulsión decretada por Israel.

En la misma línea de descalificaciones a las presiones diplomáticas, un portavoz del Gobierno de Israel, citado por la agencia France Presse, ha criticado duramente la reciente resolución de Naciones Unidas que se opone al acuerdo de expulsión. El portavoz, que no fue identificado, aseguró que "el mundo se moviliza si se trata de defender a un terrorista como Arafat, pero el Consejo de Seguridad de la ONU se calla cuando los niños y mujeres mueren en las calles de Israel. Esto es hipocresía".

Sharon ha decidido enviar en los próximos días a Estados Unidos a su ministro de Defensa, Saúl Mofaz, uno de los más firmes defensores de la expulsión de Arafat, para que trate de convencer a la Administración republicana de que apoye el exilio y levante su veto. La misión de Mofaz, sin embargo, entra en colisión abierta con la que en breve, y en un sentido diametralmente opuesto, emprenderá también en Washington el rey Abdalá II de Jordania, en nombre de la comunidad árabe.

Por otra parte, ayer resultó muerto un anciano de 80 años en un tiroteo entre soldados israelíes y milicianos palestinos en la ciudad de Nablús, al norte de Cisjordania. El incidente se produjo durante una incursión de las tropas israelíes en la ciudad, que estaban en busca de un activista palestino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de septiembre de 2003