Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

El viceprimer ministro israelí dice que matar a Arafat "es una opción"

Ahmed Qurea cancela "sin fecha" la presentación de su Gobierno ante el Parlamento

"Matarle es, definitivamente, uno de las opciones". Así de rotundo se ha mostrado hoy el viceprimer ministro israelí y titular de las carteras de Comercio e Industria, Ehud Olmert, interrogado en la radio israelí sobre el futuro del presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Yasir Arafat. El Gobierno que preside Ariel Sharon insiste en que el único camino para la paz en la región pasa por el destierro del histórico líder palestino.

"Estamos intentando eliminar todas las cabezas del terror y Arafat es una de ellas", ha sentenciado Olmert en unas declaraciones que el responsable de la negociación palestina, Saeb Erecta ha calificado de impropias de un Gobierno. "Esta es la manera de pensar y de actuar de la mafia", ha asegurado.

Sharon ha decidido enviar los próximos días a Estados Unidos a su ministro de Defensa, Saúl Mofaz, uno de los más firmes defensores de la expulsión para que trate de convencer a la Administración republicana de que apoye el exilio y levante su veto. La misión de Mofaz entra en colisión con la que en breve, y en sentido diametralmente opuesto, emprenderá también en Washington el rey Abdalá de Jordania en nombre de la comunidad árabe.

A la espera de un cambio de actitud

Ante este panorama desesperanzador el primer ministro designado de la Autoridad Nacional Palestina, Ahmed Qurea (Abu Alá), ha cancelado hoy una convocatoria de la Cámara Legislativa a la que debía presentar su Consejo de Ministros y solicitar un voto de confianza para ejercer sus funciones.

Allegados de Ahmed Qurea han informado de que la sesión parlamentaria se ha cancelado "sin fecha", lo que de hecho deja al presidente Yaser Arafat como único y máximo líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Ahmed Qurea explicó ayer a una delegación de pacifistas israelíes que no tiene intención de formar Gobierno a menos que Sharón, "cambie de actitud" respecto a Arafat, al que puede aislar, desterrar o incluso asesinar según la decisión de su Gabinete de Seguridad.