Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi: "Mussolini no mató a nadie; envió a la gente de vacaciones"

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, desató ayer una tormenta política al calificar al antiguo dictador fascista Benito Mussolini como un líder benevolente que no se manchó las manos con sangre. En una entrevista publicada ayer, Berlusconi les dijo a dos periodistas británicos que no había comparación entre el depuesto presidente iraquí, Sadam Husein, y Mussolini, que condujo a Italia a una calamitosa derrota durante la Segunda Guerra Mundial de la mano de Adolf Hitler.

Cuando fue preguntado por la revista británica Spectator y por el periódico italiano La Voce de Romagna si Mussolini fue "benigno", Berlusconi contestó "sí". Y prosiguió: "Mussolini nunca mató a nadie. Mussolini envió a la gente de vacaciones en (internos) confinamientos.".

Uno de los biógrafos de Mussolini, Richard Bosworth, estima que al menos un millón de personas murieron como consecuencia de sus 20 años de mandato, con "atroces masacres de libios, etíopes, habitantes de la ex Yugoslavia y, después de 1943, miles de judíos italianos".

Mussolini dictó las primeras leyes antisemitas en Italia en 1938, allanando el camino a una eventual deportación de alrededor de 7.000 judíos a los campos de concentración nazis. 5.910 murieron.

Tormenta diplomática

"Los comentarios de Berlusconi me causan un profundo dolor", afirmó Amos Luzzatto, presidente de la unión de las comunidades judías italianas, a Reuters. Pierluigi Castagnetti, líder parlamentario del partido de centro-izquierda Margarita, afirmó que las declaraciones de Berlusconi eran "increíbles y chocantes".

En una rueda de prensa conjunta con el presidente egipcio, Hosni Mubarak, Berlusconi señaló que "la izquierda instrumentaliza una charla informal y esta vez me presenta incluso como un nostálgico del fascismo". Y añadió: "No he querido revalorizar a Mussolini, pero como italiano no he aceptado una comparación de mi país con otro dictador y otra dictadura como la de Sadam. La izquierda debe avergonzarse, porque ha compartido el comunismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 2003