Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un condenado por asesinar a un hincha apalea a dos marroquíes

El 'boix noi', libre desde 2002, cometió la agresión en el Camp Nou

David Ventura Aparicio, de 31 años, condenado a 26 años de prisión por el asesinato de un seguidor francés del Espanyol en 1991, fue detenido anteayer junto a otros dos boixos nois (hinchas radicales del Barça) por apalear a dos marroquíes el día del trofeo Gamper en el Camp Nou. Pese a lo abultado de la pena, Ventura cumplió sólo ocho años de prisión. En noviembre quedó en libertad.

El Departamento de Justicia de la Generalitat catalana sostiene que Ventura ya saldó definitivamente sus cuentas con justicia el pasado mes de noviembre, pese a que el Tribunal Supremo le condenó en 1996 a 26 años de cárcel al considerarle coautor del asesinato de un ciudadano francés y las puñaladas graves que sufrió el adolescente que le acompañaba tras asistir a un partido en estadio de Sarrià. Ventura permaneció en prisión desde el 16 de enero de 1991, cuando se produjeron los hechos, hasta el 12 de junio de 1999, cuando salió en libertad condicional. En 1998, ya gozó del tercer grado, que fue recurrido por la Fiscalía. Desde noviembre, estaba libre. Ayer, regresó al juzgado. La juez le dejó, junto a sus amigos, en libertad al considerar que las víctimas de su última acción sólo sufrieron lesiones leves por lo que está determinar si se les acusará de un delito o una falta.

Tanto Justicia como la Jefatura de Policía consideraron lógico que Ventura estuviera ya en libertad al beneficiarse de la aplicación del antiguo Código Penal, que contemplaba la remisión de condena por el trabajo, y por la aplicación del nuevo, que entró en vigor en 1996, que le permitió reducir la pena. La juez de guardia aseguró que le constaba que Ventura fue condenado a 18 años de prisión (no a 26), por lo que ya habría zanjado sus cuentas judiciales.

Ventura fue detenido el martes por miembros de la Brigada de Información de la Policía, acusado de haber propinado una paliza a dos marroquíes, que responden a las iniciales de R. H y M. S, de 25 y 33 años. Viven en Hospitalet y Santa Coloma y trabajan en la construcción. La agresión se produjo el 22 de agosto en el Camp Nou durante la disputa del torneo Joan Gamper entre el Barça y el Boca Junior. El estadio vivió una noche festiva salvo en una de sus zonas. Desde el gol sur, reducto de los boixos, se arrojaron bengalas que provocaron una protesta masiva de la afición. La mayoría del público no sabía que durante el descanso los tres skins se habían abalanzado contra los marroquíes cuando fueron a un bar a tomar un refresco. Posiblemente, una de las víctimas perderá los dientes. Los boixos justificaron la agresión porque una de las víctimas llevaba una camiseta de la selección con el nombre de Raúl.

Los dos marroquíes fueron conducidos hasta un hospital para ser atendidos y después identificaron a los boixos. No les costó reconocerlos en las fotografías: además de David Ventura, David G. G., de 31 años, tiene cinco antecedentes por robo, hurto y desórdenes públicos. Fue detenido en enero por provocar destrozos en el Camp Nou. Enrique D. M, de 35 años, acumula siete antecedentes, entre ellos robo, tráfico de drogas y lesiones. La directiva de Joan Laporta se ha propuesto erradicar a los violentos del Camp Nou y no aceptar su chantaje al solicitar dinero y entradas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de septiembre de 2003