Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Aznar se vuelca en la política exterior

El presidente inicia mañana la agenda internacional más apretada de su mandato con un almuerzo y una cena con Berlusconi

El presidente del Gobierno, José María Aznar, inicia mañana en Cerdeña una agenda internacional del último trimestre de este año que, con al menos 12 viajes al extranjero programados para antes de enero, se presenta como la más apretada de su mandato. La necesidad de atender compromisos antes de retirarse del primer plano de la política explicaría esta acumulación de citas, que debería relajarse el año próximo en la medida en que Aznar se implique en la campaña de las elecciones generales de marzo. Fuentes de La Moncloa no descartan, sin embargo, que la actividad internacional del presidente siga siendo intensa después de enero.

La agenda se abre mañana con el almuerzo y la cena del presidente y Silvio Berlusconi, que mantendrán en La Certosa, la lujosa finca del jefe del Gobierno de Italia en Cerdeña, un nuevo encuentro "íntimo" como el que Berlusconi deparó recientemente a Vladimir Putin, aunque esta vez sin la parafernalia de buques de guerra que acompañó al líder ruso.

Tras este nuevo acto de la tan extraña como aparentemente sólida amistad entre el antiguo inspector de Hacienda y el magnate acusado de evadir impuestos, Aznar estará el sábado en Cernobbio, cerca de Como, para participar en un debate sobre el futuro de Europa junto al primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, y al turco, Recep Tayib Erdogan.

El 17 de septiembre se reabre la agenda con un insólito viaje a Libia, país que nunca ha visitado un jefe del Gobierno español. La inminente solución del atentado de Lockerbie, el consiguiente levantamiento de las sanciones internacionales y la normalización de las relaciones de Muammar el Gaddafi con Estados Unidos facilitan el acercamiento entre el adalid español de la lucha antiterrorista internacional y el coronel libio tantas veces acusado de promover el terrorismo desde el puente de mando de un país vecino, del Magreb, especialmente rico en hidrocarburos.

Aznar retomará el discurso antiterrorista el 21 de septiembre en Nueva York, ante la Asamblea General de la ONU, en la primera etapa de un viaje que proseguirá en Florida para reforzar las relaciones de España con el mundo hispano norteamericano. El presidente podría volver a Washington antes de fin de año, si el Congreso le otorga finalmente la medalla propuesta por un grupo de representantes.

A primeros de octubre, Aznar pretende viajar a Marruecos para celebrar la Reunión de Alto Nivel que marcará la normalización total de las relaciones. Podría ser el día 2, pero la fecha no está confirmada. Sí es seguro, en cambio, que el 4 estará en Roma para asistir a la inauguración de la Conferencia Intergubernamental (CIG) que dará forma definitiva a la Constitución europea. Aznar defenderá en ese foro que se mantenga el reparto de votos en el Consejo previsto por el Tratado de Niza y lo hará con la ayuda especial de Polonia, cuyo presidente, Aleksander Kwasniewski visitará Madrid el 29 de octubre. El 16 y el 17 de ese mismo mes, el presidente asistirá en Bruselas al Consejo Europeo.

Hay un proyecto de viaje a Brasil para finales de mes, pero encuentra problemas de agenda, entre otras cosas porque los Reyes piensan visitar Siria por esas fechas y no es usual que el jefe del Gobierno salga del país cuando no está el jefe de Estado. Ambos coincidirán, como cada año, en la Cumbre Iberoamericana de Santa Cruz del Valle, Bolivia, el 15 y 16 de noviembre, y es probable que Aznar siga viaje a Colombia o a Brasil, si no fuera en octubre. No visitará Argentina, pues irán los Reyes.

En noviembre, en fechas aún no fijadas, el presidente se trasladará a Azores, para la cumbre anual con Portugal, y a Francia para realizar el mismo tipo de reunión con los franceses. El presidente Jacques Chirac vendrá a Madrid este 11 de septiembre.

En diciembre, está previsto que Aznar viaje a Alemania para reanudar la relación con Gerhard Schröder que quedó interrumpida el pasado febrero en Lanzarote. El 12 y 13 de ese mismo mes, asistirá en Bruselas a un nuevo Consejo Europeo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 2003