Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

'Alegrías' y 'lamentos'

El señor Aznar nos ha vuelto a regalar con una de sus frases lapidarias: "... hay personas que se alegrarán de que mueran soldados españoles en Irak".

De hecho, ya hubo gente que se alegró de ir a quitar chapapote a las costas gallegas cuando se hundió el Prestige (aunque para eso tuvieran que renunciar a sus vacaciones, la alegría valió la pena).

Los que participamos en las manisfestaciones y nos opusimos a la guerra contra Irak nos fuimos alegrando día tras día con las terribles escenas de los desastres de la guerra. También nos alegró a muchos, el accidente de los soldados en Turquía, y ahora, por fin, nos alegraremos de que algunos soldados españoles regresen en féretros.

Ellos, en cambio, lo lamentan todo. Los señores Fraga y Álvarez Cascos lo lamentaron mucho desde los refugios donde cazaban y pescaban. El señor Trillo lamentó muchísimo el desastre cuando llegó a Turquía en el flamante avión en el que se desplaza.

Y ahora el señor Aznar, desde la paradisiaca isla a la sombra de una palmera, parece lamentar que los soldados españoles se hayan tenido que desplazar a Irak para poner sus vidas en peligro, pero más lo lamentará si, "por desgracia", muere alguno. De paso, nos pone sobre aviso a todos aquellos que criticaremos las consecuencias de sus decisiones y que por supuesto (él está convencido) nos alegrararemos de esas posibles muertes.

Por tanto, la responsabilidad de las decisiones que se toman y sus catastróficas consecuencias no las ha de asumir el Gobierno, sino que recaerán directamente entre los que se alegren de ello.

Como el PP lo lamenta todo mucho, se da por supuesto que no debe dar cuenta de nada.

Al margen de todo lo que está ocurriendo, los españoles podemos contemplar una especie de telediarios en los que priman profundísimos estudios sociológicos que consisten en "qué hace que la gente vaya a las piscinas en agosto", "por qué se consumen más helados en verano que en invierno" y "por qué será que las abuelas se hacen cargo de los nietos cuando cierran los colegios", entre otros muchos.

¿Conseguirá este Gobierno idiotizarnos del todo?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2003