Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:COMER

Sabrosos pescados en una terraza del puerto

LA RAMPA, el encanto de las tabernas marineras en el muelle de San Sebastián

Igual que sucede con determinados chiringuitos de playa, algunas tabernas y tascas portuarias poseen un encanto innegable. Al lado del Acuario de San Sebastián, frente a los barracones de la escuela de vela y sobre el mismo puerto pesquero, trabaja este restaurante marinero que, por méritos propios, se ha convertido en el mejor de cuantos salpican los viejos muelles donostiarras. En su reducido comedor o en su espaciosa terraza, protegida por amplios toldos, afloran las señas de identidad de este tipo de establecimientos: servicio acelerado, manteles de papel, materias primas escogidas, cocina elemental y un protagonismo absoluto de los pescados.

Con buen tiempo se suele escuchar música de calle interpretada a pie de mesa por grupos esporádicos. Los adictos de La Rampa disfrutan con pescados y mariscos en estado puro, fritos, hechos a la plancha o al horno, o preparados con guisos sencillos. De refinamientos culinarios, nada. Sólo los sabores del mar sin apenas aderezos, que no es poco. Como es natural, la carta varía con los vaivenes del mercado. Por ello, antes de confeccionar el menú conviene preguntar por los productos del día.

LA RAMPA

Muelle, 26 /27. San Sebastián. Teléfono: 943 42 16 52. Cierra miércoles. Precio aproximado por persona: entre 30 y 45 euros. Menú del día, 24 euros. Sopa de pescado, 6 euros. Cogote de merluza (dos personas), 34 euros. Calamares en su tinta, 15 euros. Arroz con leche, 3,50 euros.

Pan ... 5

Café ... 4

Bodega ... 4

Ambiente ... 5,5

Servicio ... 5,5

Aseos ... 5,5

Platos al horno

Aunque sus especialidades (parrillada de mariscos, langostinos, almejas marinera y changurro) tienen un cierto tinte turístico, su oferta responde a criterios serios. Están buenas las anchoas fritas, pero desilusionan las sardinas a la plancha, un tanto desaboridas. Por su parte, los calamares en rodajas y los chopitos salen perjudicados por la fatiga y enranciado del aceite empleado para freírlos. El talante poco pretencioso de sus recetas queda en evidencia en la sopa de pescado, en los calamares en su tinta y en el bonito con tomate, platos correctos.

Merluza y rodaballo

Hay que esperar a los pescados al horno para encontrar las razones que justifican la visita. Es importante el cogote de merluza rociado con el típico refrito de aceite y ajos, y bastante delicado el rodaballo al horno, que se sirve entero, en una pieza con una salsilla reducida y un punto de cocción impecable. Entre los postres, pobretones y muy caseros, casi alcanzan el aprobado el arroz con leche, la tarta de almendras y el sorbete de limón al cava. Tampoco la bodega, que integran un puñado de vinos blancos, seis crianzas tintos y varios rosados, permite otra cosa que salir del paso. El pan es mediocre, y el café, decepcionante.

DE PINCHOS POR SAN SEBASTIÁN

Media docena de direcciones imprescindibles para descubrir buenos pinchos:

- Aloña Berri (943 29 08 18). Birmingan, 24. San Sebastián.Borda la brandada de bacalao, las gambas rebozadas, las anchoas rellenas de pimientos y las tartaletas de lecheritas. Buena bodega.

- Bergara (943 27 50 26). General Arteche, 8 (Barrio de Gros). San Sebastián. Uno de los puntales de los bares donostiarras. Recomendables el bacalao al ajo arriero, la tortilla de anchoas, los chipirones encebollados y el foie-gras de la casa.

- Juli (943 51 00 02). Viteri, 27. Rentería (a 13 kilómetros de San Sebastián). Es una escapada obligada para los devotos de los pinchos. Dispone de una espléndida barra con un comedor contiguo. Amplia lista de vinos. Buenas cervezas.

- Iñausti (943 31 11 09). Paseo de Errotaburu, 8. San Sebastián. Gozan de justa fama sus callos y las tortillas de bacalao y patatas. Preparan guisos variados que se sirven en pequeñas raciones.

- Kursaal (943 00 31 62). Avenida de Zurriola, 1. San Sebastián. Es el bar, la cafetería y el restaurante de los cubos de Moneo, que regenta Martín Berasategui. Su barra, repleta de pinchos tentadores, nunca defrauda. Las vistas, otro de sus atractivos.

- Txepetxa (943 42 22 27). Pescadería, 5. San Sebastián. Está considerado la catedral de las anchoas. Se preparan de mil formas y maneras, todas muy sabrosas. Imprescindibles las anchoas con crema de centollo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de agosto de 2003

Más información