Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo aprueba el expediente de regulación de empleo de Telefónica, que costará 3.750 millones

La Dirección General de Trabajo aprobó ayer el expediente de regulación de empleo (ERE) de Telefónica de España para 10.285 trabajadores entre 2003 y 2005, ampliable a 15.000 trabajadores hasta 2007, en el mayor ajuste laboral realizado por una empresa privada. Telefónica desveló ayer en una reunión con analistas que el coste medio para la empresa por cada trabajador que se acoja al ERE será de 250.000 euros, de forma que si se alcanza el 100% de los objetivos, el coste total ascenderá a 3.750 millones. En este año, se provisionarán entre 670 y 690 millones de euros con cargo a los resultados de la filial Telefónica de España.

Por su parte, fuentes del Inem señalaron que no pueden evaluar el coste en prestaciones de desempleo para las arcas públicas porque el plan articula varios procedimientos de salida y no se sabe cuántos trabajadores causaran baja definitiva y cuántos se recolocarán o se acogerán a otros procedimientos. El Ministerio de Trabajo ha aprobado sin modificaciones las condiciones del ERE que acordaron la dirección y los principales sindicatos.

Telefónica abonará a los trabajadores el 70% del salario hasta los 61 años. Entre esa edad y los 65 años, pagará un 34%. Esa aportación se añadirá a la que los jubilados anticipadamente reciban de la Seguridad Social a partir de los 61 años. En ese periodo el cálculo de la renta tendrá una revalorización anual del 2%.

La compañía pagará el 33% el porcentaje de renta a percibir por quienes entren en el programa de desvinculación entre 55 y 59 años de edad. Los trabajadores de la compañía que quieran acogerse este año al plan tendrán como fecha límite el próximo 15 de octubre.

El mayor número de bajas se concentrará este año y la cifra prevista se eleva a 4.798. En 2004 el ajuste afectará a 2.753 empleados y a 2.734 en 2005, años de vigencia formal del ERE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de julio de 2003