Azkarraga pide equiparar las ayudas sociales en todos los municipios

Las ayudas a la inserción que se prestan en el País Vasco difieren según cada localidad, lo cual crea desequilibrios. Para corregirlos y mejorar la atención, se creará una comisión entre el Gobierno y los ayuntamientos. Ayer lo anunció el consejero de Justicia, Trabajo y Seguridad Social, Joseba Azkarraga, que al mismo tiempo adelantó que hoy se aprobará en el Consejo de Gobierno el Plan Vasco de Inserción, cuyo contenido no quiso precisar.

Las subvenciones provienen, por una parte, del Ejecutivo autónomo, que otorga las Ayudas de Emergencia Social (AES). Luego, algunos ayuntamientos las complementan, pero otros no. Así, como explicó el consejero, mientras que en Bilbao "se cierra la ventanilla en mayo o junio, cuando se acaban las ayudas del Gobierno", en otras ciudades como Vitoria se complementan todo el año con fondos municipales.

Ante esta situación, Joseba Azkarraga se propuso impulsar un proceso para "homogeneizar los criterios de las AES" entre los municipios vascos.En el País Vasco, hay casi 75.000 personas (o 38.000 hogares) con problemas de lo que se denomina pobreza grave y que, para paliarla, reciben el Ingreso Mínimo de Inserción (IMI), conocido como renta básica. De ellos, unos 25.000 son potenciales receptores de las AES, las ayudas para necesidades concretas, generalmente el alquiler de vivienda. Pero sólo 16.500 las perciben.

Cada municipio complementa las ayudas del Gobierno según su propio criterio, lo cual ha causado un crecimiento en las solicitudes en algunos lugares. Éste fue uno de los motivos que llevó al alcalde de Vitoria, Alfonso Alonso, a solicitar un encuentro con el consejero de Justicia, Trabajo y Seguridad Social. La reunión se celebró ayer en la sede del Gobierno en Lakua, y al terminar Alonso informó de que en Vitoria ha aumentado en un 48% el número de perceptores de las AES sólo en el primer semestre de este año.

Este espectacular crecimiento de las solicitudes para percibir ayudas a la inserción crea en el Ayuntamiento "una situación de enorme dificultad" presupuestaria. "Hasta ahora lo hemos cubierto, pero nos preocupa muchísimo", trasladó el alcalde al consejero.

Las razones de que haya aumentado de esta manera son, por un lado, los cambios que se han introducido en las condiciones para percibir las ayudas, que han aumentado el número de personas perceptoras. Por otro, según comentó el alcalde, "la mitad de los nuevos solicitantes son extranjeros: de 600 en total, 300 no eran españoles". "Desde 1999, se ha producido un cambio de tendencia, al haber un aumento de las peticiones". Pese a todo, dos tercios de los perceptores siguen siendo españoles.

Alonso pidió ayuda a Azkarraga para conseguir que las ayudas sean "económicamente sostenibles". El consejero incidió en la necesidad de que las ayudas no se hagan crónicas, sino que sirvan para la inserción laboral. En ese sentido, pidió "mayor flexibilidad del Gobierno español" hacia los inmigrantes "que vienen a vivir y, como no están regularizados, no pueden introducirse en el mercado laboral".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de julio de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50