Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre mata a su mujer con una escopeta en A Coruña

Santiago de Compostela

Un ambiente marginal, un hombre con antecedentes penales y que frecuentaba las drogas y el resultado fatal de otra mujer que muere víctima de la violencia doméstica. Carmen Amado González, de 35 años, falleció ayer en el municipio de Ames, en una zona rural muy próxima a Santiago de Compostela, como consecuencia de un disparo de escopeta que le descerrajó su compañero sentimental, Andrés Pombo Botana, de 31 años.

El hombre intentó luego suicidarse y se encuentra en estado muy grave. Con Carmen Amado, ya son 35 mujeres muertas en España por violencia doméstica en lo que va de año.

La pareja vivía, junto a un hijo de la mujer, en una chabola en el lugar de Castiñeiro do Lobo, en el municipio de Ames, pegado a Santiago. Andrés Pombo tenía antecedentes penales por tráfico de drogas, robos y un atraco a mano armada. Había estado detenido en 25 ocasiones por delitos contra la propiedad y había pasado una temporada en la cárcel. Era además consumidor habitual de estupefacientes, así como de alcohol, según fuentes de la policía local y del entorno del propio Pombo, y se especula con que hubiera consumido alguna de esas sustancias antes de regresar al domicilio.

Algunos vecinos aseguraron que la pareja había mantenido una fuerte discusión de madrugada, después de que el hombre regresara a casa con síntomas de embriaguez. Luego de haber golpeado presuntamente a la mujer, Andrés Pombo la tiró al suelo, cogió su escopeta y le descerrajó un tiro en el rostro que le causó la muerte. Después apuntó al hijo de Carmen Amado, de 15 años, y amenazó con dispararle si no huía.

Cuando se quedó solo, Pombo trató de suicidarse disparándose a la cabeza. Fue ingresado sobre las 8.30 horas en el hospital Clínico de Santiago, donde se le practicó una intervención de urgencia. Tiene una lesión cerebral y un traumatismo cranoencefálico. Según informó el centro hospitalario, su estado es muy grave y los médicos temen por su vida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de julio de 2003