Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matas forma el Gobierno balear con un condenado y un imputado por fraude electoral

El PSOE critica la elección de Font y Cardona

El PP ha recuperado el poder que tuvo en Baleares entre 1983 y 1999 con Jaume Matas al frente del Gobierno. El presidente y ex ministro de Medio Ambiente ha integrado en su Ejecutivo de 12 consejerías a dos dirigentes del PP con historial judicial: el consejero de Medio Ambiente, Jaume Font, fue condenado, en 1989, por fraude electoral. Y el responsable de Comercio, José Juan Cardona, figura como imputado en el caso Formentera, un sumario por delito electoral, malversación y falsedad.

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares -que mantiene abierta la causa por las votaciones por correo de emigrantes españoles residentes en Argentina y censados en Formentera- consideró que el propio Matas y la nueva vicepresidenta, Rosa Estarás, también tenían que declarar por aspectos que atañen a su gestión en el anterior Gobierno balear (1996- 1999). El Tribunal Supremo denegó la imputación de Matas y Estarás cuando eran ministro y diputada nacional, respectivamente. Cardona, que fue consejero de Agricultura, ha testificado en Baleares por este caso al igual que el alcalde de Manacor, Antoni Pastor, ambos diputados autonómicos. El PSOE criticó el nombramiento de Cardona por su circunstancia judicial.

Por su parte, en octubre de 1989, Jaume Font, alcalde de Sa Pobla, ex senador y diputado balear, que será consejero de Medio Ambiente, fue condenado por delito electoral a ocho meses de prisión menor, suspensión para cargo público y del derecho de sufragio y 180 euros de multa. Font empleó varios documentos de identidad de personas fallecidas en la tramitación de votos por correo para Sa Pobla. Font dice que cumplió la inhabilitación como edil y que, al ganar ampliamente todas las elecciones, el pueblo le libró además de todas sus responsabilidades penales y políticas.

Matas explicó ayer que ha formado un Gobierno "equilibrado de experiencia y frescura", con dos departamentos menos que en el anterior Gabinete socialista. Los pesos fuertes son Juan Flaquer, consejero de Turismo y Portavoz; Mabel Cabrer, de Obras Públicas; Francesc Fiol, de Educación, y José María Rodríguez, en Interior.

Otros nombramientos significativos son para el líder de la patronal agrícola Asaja, Tomás Cortés, que será consejero de Agricultura. El ex dirigente empresarial Lluís Ramis de Ayreflor estará en Economía. Rosa Puig ocupará la Consejería de Presidencia y Deportes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de julio de 2003