Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo Escolar navarro avala otros dos modelos con un 30% de clases en inglés

El Consejo Escolar de Navarra ha dado el visto bueno a dos nuevos modelos educativos en los que el 30% del tiempo lectivo se deberá impartir en una lengua comunitaria, fundamentalmente el inglés. UPN quiere implantar de forma general el próximo curso ambos modelos propiciando la inmersión de los alumnos en inglés como lengua vehicular desde los tres años.

La asociación de padres de enseñanza en euskera de Navarra Sortzen, profesores del modelo D, la Federación de Ikastolas de Navarra y los sindicatos STEE-EILAS, ELA y LAB han convocado movilizaciones contra el nuevo decreto.

Estas entidades opuestas al decreto consideran que el objetivo de los nuevos modelos lingüísticos es debilitar la docencia en euskera contraponiéndola a la enseñanza en inglés y reducir así el número de alumnos del modelo D (íntegramente en euskera con el castellano como asignatura).

Educación niega intenciones ocultas. "La propia Federación de Ikastolas recibió un premio europeo por una experiencia similar de inmersión vehicular trilingüe", aduce una fuente del departamento navarro.

El decreto crea dos nuevos modelos: el I impartirá todas las asignaturas en castellano y reservará un mínimo del 30% del tiempo lectivo para la educación en inglés u otro idioma comunitario desde los tres años. El modelo J es idéntico, pero con una asignatura de euskera.

Cuando un centro desee implantar uno de ellos, deberá notificarlo al Gobierno foral, que lo autorizará tras una evaluación previa. Dos colegios, uno en Tudela y otro en Pamplona, han avanzado experimentalmente en ambos modelos con buenos resultados, según Educación.

Los sectores implicados en la enseñanza en lengua vasca critican que esta estrategia convierte a toda Navarra "en zona anglófona" en contradicción con las restricciones legales al euskera.

El modelo D concentró este curso un tercio de las 5.000 matriculaciones de alumnos de tres años. El modelo A (en castellano con el euskera como asignatura) sumó el 27% y el G (sólo en castellano) se estabilizó en el 43%.Las quejas de dichos sectores aumentan con la elevación de 15 a 20 alumnos como cifra mínima que el decreto exigirá como requisito imprescindible para abrir nuevos modelos D en los pueblos, aunque el Consejo Escolar aprobó una enmienda de la federación de padres Herrikoa que pide la anulación del requisito en los centros con pocos niños.

Los críticos subrayan que el decreto reduce el presupuesto para el reciclaje en euskera del profesorado y destina buena parte de esa partida al reciclaje en inglés. Portavoces de centros públicos y privados en euskera indican que, mientras la exigencia de la titulación máxima es inflexible para los profesores que imparten clases en ese idioma, se está contratando a profesores para dar clases en inglés sin preparación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2003