Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación remodelará de nuevo los Bachilleratos ante las quejas docentes

La consejería negocia con los profesores recuperar los horarios de Historia y Filosofía

Las protestas de los profesores de Historia y de Filosofía por la pérdida de una hora semanal de cada asignatura el próximo curso han obligado a Educación a remodelar de nuevo los Bachilleratos. La consejería está negociando con los afectados recuperar esa hora, con lo que en el curso 2003-2004 Filosofía contaría con tres horas en primero de Bachillerato frente a las dos previstas e Historia con cuatro en segundo por las tres que se habían establecido. PP y PSE se han sumado a la reclamación de los docentes y la han trasladado hasta el propio Parlamento.

La aplicación del Decreto de Humanidades, aprobado por el Ministerio de Educación el pasado año, una norma básica de obligado cumplimiento en todas las comunidades, y la implantación de la nueva selectividad desde 2004 obligaron al departamento a introducir una serie de modificaciones. Algunos de estos cambios se han puesto en marcha este mismo curso, pero otros se iban a empezar a aplicar el próximo. Es el caso de la reducción de una hora semanal en Filosofía de primero, dejándola en dos, y de Historia en segundo, bajando de cuatro a tres horas semanales.

Además, la distribución de las asignaturas del Bachillerato tras la aprobación del Decreto de Humanidades es más compleja en las comunidades bilingües, como es el caso del País Vasco, que se ve obligado a incluir las dos lenguas cooficiales junto a un idioma extranjero, preferentemente el inglés.

El portavoz parlamentario de EA para asuntos educativos, Martin Aranburu, asegura que la consejería, que dirige su partido, va a modificar ahora los reglamentos para recuperar las horas de Historia y de Filosofía, aunque precisa que la reforma se efectuará sin que los horarios totales sufran cambios. Ello significa que los alumnos tendrán 31 horas lectivas semanales, como hasta ahora. Aranburu puntualiza que las modificaciones no afectarán ni a las horas de tutoría ni tampoco se habilitarán horas para dar clase por la tarde.

En el caso de la Historia, el problema resulta apremiante, ya que al recorte horario se suma que el temario de la asignatura pasa de abarcar los siglos XIX y XX a una visión global desde la Prehistoria hasta nuestros días. Y por duplicado: España y Euskal Herria. Varios profesores consultados por este diario advirtieron de que las repercusiones en la manera de impartir la asignatura pueden ser "demoledoras". Ramón Leturiondo, profesor de Historia en un instituto de San Sebastián, alerta de la vuelta de una disciplina aprendida de memoria, en la que no hay tiempo para analizar los conceptos.

"Desde que el PSOE hizo la reforma educativa", analiza, "se ha tratado de hacer una Historia más comprensible. Quizá el símbolo máximo de esa comprensión sea el comentario de texto, un procedimiento costoso, pero que permite a los alumnos comprender mejor por qué pasaron las cosas". "Si ahora tenemos poco tiempo para eso, el próximo año habrá menos", dice.

Ramón Loza, profesor de Historia de Bachillerato en un instituto de Vitoria, también ve "un enorme" problema en la ampliación del temario. "Los profesores que llevamos varios años en la docencia introdujimos la idea de que en la Historia es más importante explicar los conceptos, que los alumnos asimilen los contenidos y se den cuenta del por qué de las cosas. Ahora corremos el riesgo de sufrir una regresión en esa forma de enseñar", resalta apesadumbrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2003