Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide 5 años para el gerente de una empresa por vertidos a la L'Albufera

Sergio Frigeiro, gerente de la sociedad Española de Colorantes Naturales y Afines, S.A. (SECNA) entre 1987 y 2002, declaró ayer ante el tribunal de la sección tercera de la Audiencia de Valencia -una sesión que se inició con más de una hora de retraso por problemas en la constitución del tribunal- y escuchó cómo el fiscal pidió para él cinco años de cárcel por realizar vertidos a L'Albufera.

La empresa está ubicada en Benifaió. Los agricultores de ese municipio y de Almussafes comprobaron en 1995 que por la acequia de Las Planes, que riega sus campos, discurría un líquido de fuerte olor, color intenso y textura viscosa. Pusieron la situación en conocimiento de la Guardia Civil y de la policía autonómica. La investigación localizó el origen de los vertidos: la empresa SECNA. Según declaró ayer Frigeiro, los vertidos eran una cantidad menor, no tóxicos por su condición de colorantes para alimentos y con el permiso tácito del Ayuntamiento porque por silencio administrativo no había contestado a sus petición de autorización para realizarlos.

La letrada del Ayuntamiento, sobre quien cae, en principio, la responsabilidad civil de lo ocurrido, desmontó la versión del acusado. Uno por uno, con los documentos que obran en la causa siendo reconocidos por Frigeiro, fue pidiéndole que los reconociera y admitiera que en varias ocasiones le fue negada expresamente la autorización y, además, que la empresa había sido expedientada en dos ocasiones.

Frigeiro intentó contrarrestar exponiendo al tribunal los continuos esfuerzos que supuestamente se realizaron en la empresa por lograr conectarse con la red municipal de conducción de aguas y colocando sucesivamente instrumental para tratar los residuos antes de su vertido.

Además de Frigeiro, declararon los agentes de la Guardia Civil y de la autonómica. Un agente perteneciente a este último relató que tomaron muestras en varias ocasiones, que localizaron sin lugar a dudas la empresa a pesar de que a la misma acequia van restos líquidos y sólidos de otras firmas, y detalló que en los campos de los agricultores afectados "las coles y las lechugas, se dedican fundamentalmente a la verdura, estaban quedas, amarillas, imposibles de salvar".

La defensa del acusado pide la libre absolución porque entiende que no ha habido delito contra el medioambiente. La vista sigue, al menos, hoy y mañana y declararan un total de 26 testigos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de junio de 2003