Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Clínico estudia la pérdida de masa ósea durante la menopausia

Un equipo de médicos e investigadores de Valencia estudia un método de análisis clínico para detectar la pérdida de masa ósea que sufren las mujeres durante la menopausia para intentar prevenir de manera precoz casos de osteoporosis o casos de mujeres propensas a contraer la enfermedad, una degeneración progresiva de los huesos cuya incidencia entre las mujeres es tres veces superior a su incidencia entre los hombres.

El doctor Antonio Cano, jefe de la Unidad de Menopausia del hospital Clínico de Valencia, explica que "ciertos marcadores bioquímicos asociados a datos como edad, niveles de calcio, estrógenos, entre otros, pueden ayudar al diagnóstico precoz de la osteoporósis y al seguimiento de la pérdida progresiva de masa ósea".

Los marcadores estudiados, el N-telopéptido del colágeno y la paratohormona del paratiroides (PTH), han sido incluidos en un algoritmo creado por el equipo del Hospital Clínico para calcular la pérdida de masa ósea.

Estas sustancias son liberadas tras el proceso de pérdida de masa ósea, por lo que sus niveles aumentan en sangre y orina a medida que se acelera la pérdida. Su presencia y seguimiento puede, por tanto, determinarse a través de análisis clínicos.

Seguimiento sencillo

La virtud del nuevo método se aprecia en comparación con las técnicas habituales para la detección de la enfermedad. Según el doctor Antonio Cano "actualmente el referente habitual para el estudio y seguimiento de la pérdida ósea es la densitometría, una prueba de exploración radiológica más costosa de realizar y que presenta limitaciones a la hora de efectuar el estudio y el seguimiento de la osteoporosis, dado que el margen de los niveles medidos es muy pequeño y no se pueden detectar con facilidad los cambios producidos tanto por una posible aceleración de pérdida ósea como por la aplicación de un tratamiento".

El objetivo es diagnosticar de forma sencilla y precoz a las mujeres menopáusicas que van a ser "perdedoras rápidas" de masa ósea, frente a las "perdedoras normales". Se calcula que aproximadamente entre un 25 y un 30% de las mujeres pierde más de un 3% de masa ósea en la postmenopausia temprana, es decir, son perdedoras "rápidas".

Las pérdidas de masa ósea se aprecian en primer lugar en la muñeca, las vértebras y el cuello del fémur.

Hasta la fecha, trabajos similares como el Estudio Ofely, liderado por un grupo de investigadores franceses, han calculado la incidencia de pérdida ósea en mujeres menopaúsicas tardías y postmenopáusicas.

"Nuestra intención es diagnosticar, ya en las primeras fases de la menopausia, a las pacientes con mayor pérdida ósea para prevenir la osteoporosis de forma más efectiva y atajar un problema de grandes consecuencias sociales y de salud", explica Cano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de junio de 2003