Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COYUNTURA AGRARIA

El PSOE rechaza la política vinícola basada en limitar la producción

Viticultores, cooperativas e industriales bodegueros, con el apoyo del PSOE, mantienen una posición de enfrentamiento con el Gobierno ante la política desarrollada en los últimos meses para el sector, basada en limitar producción en lugar de potenciar el consumo. Para los socialistas, los populares han engañado simplemente a las miles de familias que viven del vino al plantear una política en su contra bajo presiones de los fabricantes de otras bebidas alcohólicas.

Actualmente, el Gobierno tiene en marcha el anteproyecto para la llamada ley del botellón con medidas para prevenir el consumo de bebidas alcohólicas. El ministro Miguel Arias Cañete señaló hace unos meses que el vino se había sacado de esa normativa y que tendría un tratamiento aparte. Sin embargo, en el último anteproyecto de ley, señalan fuentes socialistas, se sigue considerando el vino como una bebida alcohólica más.

Para buscar una salida, los socialistas han planteado una enmienda en el Senado al proyecto de Ley del Vino para que éste tenga un tratamiento diferenciado. Según el portavoz del PSOE en la Comisión de Agricultura, Jesús Cuadrado, el Gobierno habría cedido a las presiones de los fabricantes de otras bebidas alcohólicas que temían una mayor competencia con el vino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de mayo de 2003